15 días de fanfics: día seis

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 ¡Y hoy me toca otra viñeta! En realidad, me tocaba ayer y me siento culpable de no haberme pasado a escribir, pero como dice mi madre, el horno no estaba para bollos.

La viñeta de hoy viene con una particularidad especial porque tiene límite de tiempo para escribir, así que cuando cerré absolutamente todo, puse música y mi taza de café al lado, ya sabiendo exactamente qué iba a escribir, recién escribí o sé que me voy a demorar diez horas porque me distraigo con una cosa, se me antoja otra, abro youtube y está BUCK TICK en los videos recomendados y ya no me resisto y así, la procastinación surge (?). Por lo que me abstuve de todo ahorita XD

Y para variar ¡Fic de Disney! Con dos personajes que amo: John Smith y Pocahontas, así que espero, les guste.

Día seis: Viñeta escrita en 5 minutos o menos.

Si no volvieras
Era la primera
vez que le sucedía. Justo cuando su padre había optado por conceder su
matrimonio con Kokun, había llegado John Smith, aquel cara pálida que había
sido capaz de moverle el piso como no había logrado ninguno de los miembros de
su aldea o de otra.
Se había
enamorado, como nunca antes había pensado y aquello les había durado tan poco…
aunque él había prometido volver después de haberla dejado, de lo contrario,
moriría. Y lo vio partir, aunque lo despidió con los espíritus de su lado,
sabiendo que iba a volver en algún momento.
Y pasaron las
lunas y los soles. Y cada vez que veía las nubes extrañas en el cielo corría
hacia al ahora creado puerto, con la esperanza de que Jonh bajara de uno de
esos barcos. Pero rápidamente se iba con la esperanza desgastada al no
reconocer el ningún rostro, el suyo. ¿Qué le habría pasado? ¿Por qué no volvía?
Ni una sola carta había recibido de él. Y quería saber de él, cada fibra de su
piel pedía saber de él. Si estaba bien, si había llegado a salvo. Hasta un día,
recibiendo uno de los barcos, aquella idea cruzó su cabeza ¿y si la razón por
la que él no volvía es porque no había llegado a salvo a tierra? No sabía qué
tan lejos se encontraba la aldea que él había llamado Inglaterra, sin embargo,
sí sabía que él estaba mal herido. ¿Y si era por eso? un mal presentimiento le
recorrió todo el cuerpo y corrió lejos, lo más lejos que podía de lo que ahora
llamaban civilización mientras sentía, se le estrechaba el corazón en el pecho,
refugiándose con la abuela Sauce, como siempre. Ella podría darle consuelo y
ayudarla a sentir la voz de los espíritus una vez más. Tan sólo, necesitaba un
poco más de paz, tan sólo un poco de ella para sentirse bien.
Se sentó y
habló largo rato sobre lo que sentía, mirándola la brújula. La flecha que
giraba que una vez, lo había llevado hasta él ¿serviría una vez más? La miró,
pero esta vez, no giró como en aquella ocasión: su camino estaba truncado. Y entonces,
sólo un suspiro salió de sus labios, resignada a seguir así hasta que alguna
noticia llegase a sus oídos.
Pero al sentir
el sonar del cuerno que anunciaba un nuevo barco en el puerto, la esperanza
volvió a ella, porque lo amaba y cuando hay amor, todo se puede esperar. Y ella,
lo esperaba a él, sin importar el tiempo.
Se despidió de
la abuela Sauce y corrió nuevamente hacia el puerto. Se hizo paso entre las
personas, estirándose de vez en cuando, intentando encontrar aquella cabellera
rubia y sonrisa galante que le devolverían el alma al cuerpo. Y cuando vio a la
última persona bajar, se encogió de hombros, sabiendo que tampoco sería el día.
Pero, los espíritus
le jugaron una mala pasada, al ser tomada por la espalda. Unas manos grandes
rodearon su cintura. Ella se sobresaltó, pensando que era algún colono que se había
animado a abrazarla de aquella manera. Se zafó y volteó sorprendida: tenía una capa,
retrocediendo. Pero al escuchar aquella risa, sintió curiosidad ¿sería? Sin pensarlo,
se acercó y descubrió debajo de la capucha, aquellos ojos azules que la habían vuelto
loca hacía tiempo: su querido John Smith había vuelto.
Y he de admitir que aun con todas las precauciones, me demoré más de cinco minutos, como unos treinta XD que igual, me distraje y me puse a hacer otras cosas. Necesito esas viseras que les ponen a los caballos (?)
Espero que les haya gustado.
¡Se cuidan!
Bye!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

4 Comments

  1. Mia Lozano 23 septiembre, 2016 at 6:23 pm

    Bueno,si te ha llevado treinta,pues te ha llevado treinta. Tampoco pasa nada. ^_^ Si no lo hubieses dicho,nadie se habría dado cuenta. jojojo

    Me gusta mucho Pocahontas,aunque el mejor personaje sin duda es la Abuela Sauce.

    Un saludo!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 24 septiembre, 2016 at 2:50 am

      Lo sé, pero me sentía mal por no decirlo XD

      La abuela Sauce también me gusta mucho, creo que todos sus personajes están muy bien construidos.

      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *