52 días de escritura: día cincuenta y dos

¡Hola, hola, mis queridos soñadores! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas. Me estoy poniendo las pilas con este reto que he tenido bastante abandonado, como que aún no he tocado el de este año ¡pero pronto voy a hacerlo! Que si sigo manteniendo el ritmo, lo terminaré pronto.

En esta ocasión, traigo el 52, no tenía idea de cuál hacer, así que le pedí a mi novio que eligiera un número al azar y eligió el último.

Fue interesante hacerlo así, que no tenía idea de como retomar el reto, así que el azar me vino bien y con semejante consigna también xD

Espero que les guste o les hiele la sangre, lo que surja primero 😉
Día cincuenta y dos: Has matado a alguien y tienes que deshacerte del cadáver la noche del 31 de diciembre
El crimen perfecto
La mató durante la tarde. Fue un arrebato de razón. O de locura. Ni él mismo sabía qué es lo que pasó por su cabeza en ese momento en que el cuchillo atravesó su garganta. En ese momento de ira, no se dio cuenta de que la sangre lo salpicó completamente, al punto en que tardó varios minutos en reaccionar y verla convulsionar en el suelo hasta que se desangró.

Si lo hubiese preparado con meditación, no habría sido tan exitoso. Cortó la yugular al primer golpe. Por un momento, sintió que su sangre iba tan rápido por su cuerpo como la de ella al desangrarse, como si fuera a derrapar por sus venas, como una inyección de adrenalina.

Su mente en blanco, pronto empezó a recolectar la información. El piso manchado de rojo. El cuchillo cubierto de sangre empuñado con fuerza en su puño, tan fuerte que sus nudillos se marcaron y hasta las venas se le veían como si estuvieran a punto de reventar. Adolorido o quizá, cayendo en la realidad en picada, lo soltó. El repiqueteó metálico hizo mella en su pulso acelerado, subiéndolo hasta el límite de lo aguantable.

La acababa de matar. Sí, tenía motivos. Sí, lo había pensado cientos de veces. Ya no sabía si era por una razón en específico o porque deseaba matarla y experimentar esa sensación, como si fuera parte de una lista de pendientes que tenía por cumplir. Cada maldita vez que se la cruzaba por la casa imaginaba que moría de alguna forma.

Cayendo por el balcón.

Ahogada en la bañera.

Hasta había pensado en asfixiarla con la almohada mientras ella dormía.

Jamás imaginó que iba a tener el valor de cumplirlo en la realidad, donde ya no podría seguir imaginando cómo matarla.

Le temblaban las manos al mirar el cuerpo, sus dientes castañeaban, estaba a un suspiro de un colapso y no sabía si era de tristeza, desesperación o felicidad. En todo caso, no pensó demasiado en cuanto volteó y vio la carne que estaba moliendo. Observó el cuerpo y aun con el pulso temblándole, recogió el cuchillo sosteniéndose la mano con la otra para evitar el temblor incesante de la misma.

Esperó a la noche, apenas unas horas, cinco para ser exactos. Tenía todo armado en el cuartito del fondo, donde guardaba sus herramientas. Preparó la sierra de mesa, se cubrió completo y cubrió todo lo que pudo la superficie para poder limpiar rápido y sin dejar rastros.

Cuando dieron las doce, en medio de las explosiones de los fuegos artificiales, los petardos, las bombas de estruendo, entre otros elementos de pirotecnia, encendió la máquina y comenzó a trocearla de tal manera que fueran pequeños trozos los que quedaran de ella, cosa de que se perdieran en la basura sin dejar rastros.

Al menos, los huesos…

Guardaría la carne, la cocinaría y haría la mejor ternera que su familiares y amigos probarían…

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

6 Comments

  1. Campirela_ 13 junio, 2019 at 5:05 am

    Que macabro relato pero pensó hasta el mínimo detalle aprovechar los festejos para no despertar sospecha ,,perodar de comer la carne es al menos inquietante pero visto bajo el prisma del crimen perfecto lo era ..
    Un abrazo Roxana estás hecha una AS..Un gran día para ti muacc.

    Reply
    1. Roxanabr 14 junio, 2019 at 4:16 am

      Bueno, sí, no voy a negar que es algo escabroso que haga una cosa similar, sin embargo, para el personaje, es posible.
      Gracias por pasar <4
      ¡Un abrazo!

      Reply
  2. M.A. Álvarez 13 junio, 2019 at 5:18 am

    ¡Hola! Te ha quedado un buen relato de terror. Queda muy realista el nerviosismo expresado por el asesino tras cometer el crimen, como que aunque lo había estado pensando, luego queda sobrepasado. También me ha parecido muy ingenioso el final, aprovechando el ruido que producen los fuegos artificiales, quedando así cumplido el reto con creces.
    Un abrazo 🙂

    Reply
  3. El Demiurgo de Hurlingham 13 junio, 2019 at 3:18 pm

    Te salió terrorírico, al estilo de Cuentos de la cripta.
    Interesante de que en los festejos masivos, se puede ocultar algo siniestro.
    Besos.

    Reply
  4. Yessy 15 junio, 2019 at 7:57 am

    Vaya espeluznante y terrorífico relato. Te quedo soberbio, me encanto la forma que haces al protagonista desenvolverse en ese crimen.
    Abrazo

    Reply
    1. Roxanabr 1 julio, 2019 at 4:04 am

      Gracias, es caótico y espeluznante, es cierto XD creo que es uno de los que mejor me ha salido del género.
      Gracias por pasar.
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *