¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Siendo muy sincera, no tengo la más mínima idea de cómo empezar el reto de hoy, que usualmente, no suelo pensar mucho en el poder económico de los personajes, sea para bien o para mal, así que será un reto interesante.
Día veinticinco: Escribe un relato sobre un personaje que en su infancia fuera pobre y ahora rico, o viceversa.
Una moneda
Tenía absolutamente todo: dinero, gente a sus servicios, poder, mujeres. Había aprendido que si no era el mejor, siempre podría comprar ese puesto. Había ganado cosas que no merecía y había pisado y destruido cabezas al por mayor. Había tenido suerte o como bien decían algunos, nacido con una estrella. Lo cierto es que su fortuna no había salido de una estrella o de su arduo esfuerzo. Era de algo mucho más simple y mucho más fácil de que pasara desapercibido: una moneda.

Había llegado a él de un indigente. Desesperado, intentaba deshacerse de la moneda. En su momento, lo creyó loco. Se creía él mismo loco de aceptar dinero de alguien que no tenía ni para pagar un mendrugo de pan viejo. Pero la aceptó y con ello, llegó todo. Logró cambiar de trabajo, conseguir una esposa joven, un auto último modelo y hasta había logrado tener la atención de un banco y no para avisarle que era un moroso: tenía una cuenta llena de dinero, hasta una caja fuerte propia ¡quién lo iba a decir! Y él no iba a cuestionarlo. Al fin la diosa de la fortuna se había apiadado de él y no él no iba a contradecir a sus deseos.

Pero la diosa era tema aparte. Como todo mundo sabe o debería si quiera sospechar, los dioses son caprichosos y gustan de divertirse con los humanos. La moneda era una forma sigilosa de hacerlo. Al dejarla caer al suelo y que alguien la recogiera y se viera bendecido por ella, obteniendo precisamente, la riqueza que querían. Pero después de unos años de disfrutarla, la riqueza comenzaba a desaparecer, las deudas los tapaban hasta la sien y sólo buscaban desesperados, harapientos y casi, al borde de la locura, deshacerse del mal que había llegado con ellos como una bendición, pero también, como una maldición, pasándola a otra mano a que el ciclo y la diversión, se repitan.

Y es que las maldiciones son lo mío. Había pensado en hacer algo que se valga más del esfuerzo y del logro propio, pero esto de que haya un dios aburrido siempre es más divertido.

Espero les haya gustado

¡Qué tengan un hermoso día!

o

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

6 Comments

  1. Mia Lozano 15 julio, 2016 at 6:50 am

    ¡Oh! Pues aunque digas que no es lo tuyo,¡me ha gustado! Ha sido interesante. Potente. 🙂

    Saludos,

    Mia

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 16 julio, 2016 at 2:18 am

      Es que este género es el mío xD decadente y trágico que me sale naturalmente XD

      Me alegro que te gustase <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply
  2. Kath Hartfiel 17 julio, 2016 at 10:38 am

    Me ha gustado. Me he imaginado a un hombre super poderoso (uno como un Grey xD). Te sigo leyendo.
    ¡Cuídate!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 18 julio, 2016 at 1:28 am

      No había pensado en él XD aunque sí, era alguien con mucho dinero y poder que acabó en nada xD

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply
  3. El Demiurgo de Hurlingham 20 julio, 2016 at 1:03 am

    Me gusta que lo hayas escrito como un relato con una maldición, que como un consejo de lo bueno de triunfar por los propios esfuerzos.
    Quedaría mejor si separas un parrafo. Vendría bien un punto y aparte. Y que fuera un principio de parrafo, donde escribiste "Pero la diosa era un tema aparte…" Tendría más efecto.
    Saludos.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 23 julio, 2016 at 2:08 am

      La verdad es que lo moralizante no me va XD prefiero hacerlo del lado oscuro (?)

      Tienes razón sobre lo del párrafo, ahorita mismo lo corrijo. Gracias por notarlo, que iba a pasar años antes de que llegara a darme cuenta de ello xD

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *