5
(1)
¡Hola, hola, mis queridos soñadores! ¿Cómo están? Espero que de maravillas <3 Retomo reto y me tocaba escribir de una pesadilla que hubiese tenido y no es que me haya faltado alguna (?), pero no sabía por donde encararla —sin contar el hecho de que nunca termino un sueño, sea bueno o malo —, así que después de mucho pensarlo e intentar encarar bien estas ideas, llegué a escribir esto.

El reto es… jodido a niveles insufribles ¡Y es que cada vez se pone más complicado! Mira que escribir terror no es difícil ¡pero sin emociones! Aish, no sé qué tal salió, espero los impacte al menos (?).
Día diez: Describe una pesadilla que hayas tenido, pero en tercera persona. Y sin expresar sentimientos. Ah, se me olvidaba: es de terror.
No va a volver


«Está muerto. Está muerto» lo repites en tu mente mientras escuchas la voz que lo recuerda a cada segundo. Taladra tu mente una y otra vez.

—No va a volver. No te esfuerces en hacer nada.

La voz sigue haciendo hincapié en aquellas palabras tan desoladoras. Sigues inmóvil, no puedes hacer nada. Apenas reaccionas.

Abres la boca, te tiemblan los labios, sin embargo, el sonido no sale. Las cuerdas vocales no vibran, tu cerebro no logra conectar con tu cuerpo y sólo está el recuerdo de que no va a volver.

—Está muerto.

Una luz intensa de color verde te ciega. Su pecho está bullendo. Burbujas pequeñas que van creciendo al igual que el sonido escalofriante. Los órganos, la sangre, todo se revuelve como si estuviera en una licuadora en su pecho.

Las costillas se rompen, la sangre salpica alrededor. Sigues tan inmóvil como antes.

—Está muerto —se repite una vez más.

El silencio se apodera de cada fibra del ambiente. Aprietas los puños, sigues sin poder moverte, pero aquello que emerge del cuerpo está vivo, tan vivo como deseas que él lo estuviera.

El chasquido de las tenazas como castañuelas improvisan una canción. La melodía es agradable, pero lo que ves no.

El pecho se abre más a medida que aquel ser sale, dejando atrás la piel que una vez habitó. Queda una carcasa vacía, los huesos rotos, la sangre y tripas desparramadas en el suelo.

—Él no va a volver.

—Pero pronto se te van a volver a ver —pronuncia el ente entre chasquidos y siseos de una larga y bífida lengua.

Te atraviesa con la tenaza… y sabes que nunca se volverán a ver.

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 1

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

8 Comments

  1. El Demiurgo de Hurlingham 14 agosto, 2018 at 1:42 pm

    Que sueño tan inquietante, para despertar con agitación. Pero lo usaste para escribir un buen relato.
    Besos.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 16 agosto, 2018 at 8:52 am

      ¡Cierto! Es un terrible despertar, especialmente, cuando te queda la sensación aun cuando el sueño ya ha acabado >.< Me alegra que te gustara.
      ¡Besos!

      Reply
  2. El Otro Monstruo 14 agosto, 2018 at 7:21 pm

    La pesadilla tiene algo de esperanzador siempre, porque al finalizar queda la certeza de que fue irreal.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 16 agosto, 2018 at 8:53 am

      Tiene su lado bueno, eso sí, y si puede dar origen a una buena historia, mejor.
      ¡Un abrazo!

      Reply
  3. J.P. Alexander 15 agosto, 2018 at 2:45 am

    Uy muy buen relato, te da miedito. Te mando un beso

    Reply
  4. Yessy kan 16 agosto, 2018 at 2:01 pm

    Vaya si lograstes expresar el horror de ese sueño onírico. Lo dejastes cargado de puro ‘gore’ la verdad es aterrador. Muy bien logrado el reto.
    Abrazo!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 agosto, 2018 at 4:34 am

      La verdad, es una historia más para leer que para soñarla, que las sensaciones del sueño ¡uff! Me alegra que te gustara <3
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *