5
(1)
div style=”background:#c0ffb3;width:auto;border:1px double #52de97;padding:5px;”>¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? ¡Regreso con reto! No es que me acuerde a la perfección de mi peor noche, que tampoco han sido pocas (?) así que haré algo sobrenatural como esa peor noche (?). Me está costando arrancar con este reto que los primeros enunciados no me inspiran mucho, por no decir, nada de nada, me veo en figuritas para el siguiente todavía XD
Día dos:¿Recuerdas tu peor noche? Cuéntala desde el final hasta el principio.
Noche oscura
Sólo se oye un silbido, un escalofriante silbido que hace que la sangre en las venas se congele. Es horrible, una música escalofriante que resuena en los oídos, la piel y las tripas. Ya está cerca. El silbido sólo opaca sus pasos, los disimula para que nadie los escuche. Pero silba y ese silbido anuncia su llegada, que sólo hace sentir la muerte que acecha.

Se vuelve agudo. El frío entra y congela la piel. Ya no es sólo una sensación de escalofríos, ya no es una señal ni un sentimiento: es un hecho que la habitación se ha vuelto fría. Puedes ver el vaho del aliento en frente.

Los dientes castañean y el rincón se ve cada vez más pequeño, esconderse, acurrucarse más es inútil, no hay nada que pueda ayudar, no hay forma de huir, ni si quiera, algo que calme las reacciones involuntarias del cuerpo por el frío. El temblor no se va y el olor a azufre hace que la nariz se arrugue.

El silbido se calla. Todo se vuelve en calma y es cuando el piso se abre. Si te aferras a cualquier cosa, te quemas, todo se ha vuelto oscuro, gelatinoso y brillante, arde como si fuera magma.

Sólo cedes sin fuerza, cayendo al abismo.

Sólo cuando caigas pagarás el saldo.

Aceptaste la condena. Es hora de que cedas.

Has vendido el alma.

La deuda ha sido cobrada.

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 1