5
(1)
¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de maravillas <3 esto se me ha vuelto costumbre, que he andado desaparecida  y apenas he publicado. Problemas de salud, para variar que espero, dentro de poco se solucionen, que me condicionan mucho para hacer todo lo que quiero y todo lo que debo —que puedo dejar un poco el blog, pero el trabajo no >.<

Así que a compensación, les traigo un escrito corto y espero, bonito. Fue parte de una actividad para el día de la mujer, que se debía resaltar una virtud de un personaje y yo elegí a Kushina y su capacidad de amar y estar siempre para quién la necesite <3 es una dulzura el personaje. 
Les dejo el escrito.
Amor incondicional
No
esperaba a nadie, por lo que cuando escuchó el golpe en la puerta, se
sorprendió. Dejó de lado toda su lista de quehaceres tan sólo para dedicarse a
la cocina y es que estaba a un día de san Valentín, lo que a ella le parecía sumamente
importante y de vital atención.

Más
sorpresa fue averiguar quién era el que había tocado a su puerta.

—Obito
¿Qué haces aquí? Minato regresará mañana.

Obito hizo
morros ante lo que dijo Kushina y metió las manos en el bolsillo a punto de dar
la vuelta:

—No lo
sabía ¿quién iba a querer pasar con una bruja gritona?

—¿A dónde
crees que vas? —La mujer con una vena en la frente y uno de sus puños cerrados,
lo agarró del cuello de la chamarra y lo metió en la casa, cerrando la puerta
tras de sí— ponte eso. Me ayudarás con el chocolate —le dijo tirándole un
delantal que cayó en la cabeza de Obito a falta de ver venir la prenda para la
cocina.

El
discutió con ella, como era de costumbre. Le decía algo y le rebatía, que con
la única que podía estar bien parecía ser con Rin. A ella no le discutía de esa
manera, más bien, era diferente el aura que emitía cuando estaba a su lado y
Kushina sabía bien que si llegó a su casa cuando no tenía entrenamiento ni
estaba Minato ahí, es porque había algo que le molestaba y posiblemente, no
supiera como decirlo. Así que ella haría su magia de la forma que sabía:
cocinando y dándole su espacio para que le hablara cuando se sintiera listo.

—Vas a
tomar esa barra de chocolate, a trocearla en cuadritos y la agregas a aquella
cacerola ¿entendiste? —Le indicó y ella siguió con la manga con glaseado blanco
haciendo un dibujo sobre un chocolate con forma de corazón.

—¿Por qué
haces tanto?

—Porque
tengo a muchas personas a las que darle chocolate —dijo con suma alegría
escribiendo el nombre de Minato en el chocolate, dibujando un corazón a su
lado.

—Sólo
deberías darle chocolate a Minato ¿Acaso vas a serle infiel?

—Niño —le
dio un golpe en la cabeza apretando los dientes al decirle eso, dejando caer
sus hombros al instante siguiente— todos merecen probar uno de mis maravillosos
chocolates —agregó sacando el pecho— así que haré un poco para mis amigos. Pero
el de Minato será el mejor de todos —le guiñó el ojo y sonrió— ahora, si
quieres que te considere uno de mis amigos, sigue picando o no acabaremos.

Obito
rabió y siguió con la tarea encomendada. Durante un rato, no dijo nada. Kushina
cada tanto volteaba a verlo y observaba sus reacciones, como miraba el
chocolate le decía mucho al respecto.

—¿Crees
que Rin me dará un chocolate? —murmuró bajito. Ella lo miró por encima del
hombro y sonrió. Sabía que tenía que ver con ella y con el chocolate y se
contuvo una risa de alegría al verse tan preocupado por eso.

Quería
decirle que sí, que Rin había estado ahí antes preparando chocolate con ella,
pero era una sorpresa, así que, seguiría guardando el secreto hasta el día
siguiente.

—¿Y por
qué crees que con ese ceño fruncido va a darte un chocolate? —Se mofó de él
cruzada de brazos y moviendo a manga de pastelería entre sus dedos, y Obito no
tardó en volver a la pelea, tan efusivo y enérgico como siempre. Al momento, no
sólo volvió a recuperar su estado de ánimo, sino que pudo decirle exactamente
muchas de sus virtudes y recordarle que él estaba enamorado de Rin sin importar
qué pasara.

Ella dejó
las cosas en la encimera y se acercó a él revolviendo sus cabellos.

—Me gusta
más cuando estás con ese espíritu. Nada de andar arrastrando el alma por una
mujer ¿me entendiste? —Y esto último, lo dijo en tono severo levantando el dedo
índice sin perder la mirada de él un solo momento. El ninja, a pesar de todo,
al ver esa fuerza en la mirada ajena, tragó saliva y asintió con la cabeza.

Kushina
era de temer cuando se enojaba y había ocasiones, en las que no hacía falta que
se enojara para sentirse así. Aunque, al ver su sonrisa, se relajó y pudo
dedicarle una sonrisa brillante diciéndole que no iba a volver a deprimirse por
algo como eso.

Se relajó
y buscó detrás de algunos ingredientes una bolsita que había hecho
especialmente para él y se la entregó.

—Ahora ve
y disfruta el chocolate. Pero no comas demás o no habrá cena para ti —lo regañó
antes de entregarle el dulce obteniendo un fuerte bufido de su parte— ah, ah
¿Qué debes decir? —Volvió a detenerlo de tomar la bolsita, alzándola hasta sus
hombros y deteniéndolo.

—No me
llenaré de chocolates —ella la acercó a él y aun así, no se la entregó— gracias
—dijo por lo bajo y antes de que Kushina pudiera dársela, Obito la abrazó
dejándola un poco atontada al recibir aquella muestra de afecto de su parte. No
tardó en cubrirlo con sus brazos, pero apenas duró aquel contacto, viendo como
Obito se sonrojó, tomó el chocolate y se fue a sentar en el sillón de la sala a
comer la golosina.

Dejó
escapar el aire en sus pulmones en un suspiro y se quedó observándolo tan feliz
degustando la golosina que se sintió mucho más relajada y pudo continuar con su
quehacer en la cocina. Aunque él no fuera su hijo, Kushina lo quería como si
fuera uno y por los medios que tuviera a mano, esperaba poder proteger su
sonrisa todo el tiempo que pudiera, así sólo fuera con un poco de chocolate y
una sorpresa.

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 1

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

16 Comments

  1. Aydita 25 marzo, 2019 at 8:31 am

    ¡Qué escrito tan bonito!
    Me ha encantado.
    Besos

    Reply
    1. Roxanabr 13 abril, 2019 at 8:12 am

      Gracias, me alegra que los disfrutaras <3
      ¡Besos!

      Reply
  2. Campirela_ 25 marzo, 2019 at 9:33 am

    Lo primero de todo deseo que estés mejor y cuídate reina mora jajaj . La salud lo más importante .
    Y tu escrito es un encanto , como siempre me dejas encantada por esa sensibilidad que muestras en cada texto .
    Un fuerte abrazo y repito se me cuida muakkk.

    Reply
    1. Roxanabr 13 abril, 2019 at 8:13 am

      Gracias, Campi, por los buenos deseos y por pasarte siempre por aquí. Eres un amor <3 me deja muy feliz sabes que disfrutas con mi literatura <3
      ¡Un abrazo enorme!

      Reply
  3. El Demiurgo de Hurlingham 25 marzo, 2019 at 2:11 pm

    Es cierto, que personaje tan agradable y con tanta empatia. Y habilidad para cambiar su estado de ánimo. Es valioso.
    Espero que tu salud mejore, que todo sea propicio para vos.
    Besos.

    Reply
    1. Roxanabr 13 abril, 2019 at 8:14 am

      No todo el mundo tiene ese don tan bonito ¿no? Me encantó hacer algo así con estos personajes.
      Gracias por tus buenos deseos <3
      ¡Besos!

      Reply
  4. Tracy 25 marzo, 2019 at 10:26 pm

    Mejora y cuídate.
    Besos

    Reply
    1. Roxanabr 14 abril, 2019 at 8:15 pm

      Gracias <3
      ¡Besos!

      Reply
  5. J.P. Alexander 26 marzo, 2019 at 12:33 am

    Uy que linda historia no hace falta ser pariente para amar a alguien. Esperó que te mejores te mando un beso

    Reply
    1. Roxanabr 14 abril, 2019 at 8:17 pm

      Eso mismo <3 más una mujer como Kushina es amor puro <3
      ¡Un besito!

      Reply
  6. David Rubio Sánchez 26 marzo, 2019 at 11:17 pm

    Bueno, lo primero es desear que se te vayan esos problemas de salud. Estar bien es lo principal. Y seguro que Kashina te reconfortará con uno de sus chocolates, tanto como lo ha hecho con sus lectores. Un fuerte abrazo!

    Reply
    1. Roxanabr 14 abril, 2019 at 8:17 pm

      Muchas gracias ¡ojalá probará uno de esos chocolates! ¡Un abrazo! <3

      Reply
  7. yessykan 28 marzo, 2019 at 3:03 pm

    !Que ternura de relato!
    Me gusta la personalidad de Kushina, amorosa, neutral, dominante.
    Deseo que tus problemas de salud mejoren prontamente.
    Abrazo!

    Reply
    1. Roxanabr 14 abril, 2019 at 8:18 pm

      Kushina es puro amor y bondad, me encanta, más cuando interactua con Obito. Son adorables <3
      Gracias por tus deseos
      ¡Un abrazo!

      Reply
  8. Sung 8 abril, 2019 at 4:44 pm

    Espero que te mejores muy pronto. El rato te quedò super lindo, excelente persona para el dìa de la mujer, ciertamente es un amor haha :3

    Saludos

    Reply
    1. Roxanabr 14 abril, 2019 at 8:18 pm

      Ciertamente, uno de los mejores personajes para ese día <3
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *