5
(1)

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas <3 Tenía este cuento para subir antes de las fiestas, realmente, que lo había pensado para un concurso y acabó en mis borradores más tiempo del que necesitaba realmente. Pero finalmente, puede ver la luz +0+ La historia no es por cerca la típica navideña que tiene a mi querido Mudai de protagonista, personaje que ya les presenté antes en La flor cádaver, El corazón servido y Siete vidas de un canibal. Los invito a que pasen a leerlos si es que aun no lo han hecho, que en algún momento, seguramente haré un índice para las historias de este personaje.

El siguiente contenido presenta material explítico, sexual y/o violento no apto para menores de 18 años o personas sensibles.
Cena de Navidad
Lo disfrutaba más de lo que se había imaginado. Las heridas de su cuerpo aún estaban sangrando, su visión se había vuelto borrosa y aun sentía los labios de Chou paseando por su cuerpo con esmerados movimientos bebiendo de sí mismo , haciendo más profundas sus heridas al introducir su lengua o sus dedos en ellas.

Cualquier otro habría llorado.

Cualquier otro habría suplicado.

Cualquier otro se habría sentido humillado, dolido.

Cualquier otro habría deseado la muerte antes de que las yemas de sus dedos volvieran a tocar su piel magullada y llena de hematomas.

Mudai pedía por más.

Mudai era masoquista.

Mudai lo disfrutaba.

Mudai adoraba ver los labios manchados de Chou con él; sangre tejidos, vísceras, todo él.

Mudai estaba completamente loco, completamente destrozado por dentro y por fuera.

La noche anterior a noche buena, le había pedido preparar la comida. Ni si quiera eran de celebrar esa festividad, pero entre todo el marketing comercial, habían decidido que querían probarlo, pero lo probarían a su manera, rastrera, lasciva, repugnante.

—¿Qué quieres comer? —Fue la pregunta del millón de Mudai.

Chou, Seti, Keu, Ian, Tahiel, Dake y Aetz respondieron una sola cosa: a ti.

Él sonrió estremeciéndose no supo si era por el placer, las ansias o la emoción de que al haber tantas posibilidades, fuera él y sólo él. Se acercó y lamió el mentón de ese cuerpo que albergaba las siete personalidades. No sabía quién estaba al frente ahora, quizás, habían desaparecido todos, quizás no. Sólo supo que deslizó su lengua con gula hasta llegar a los labios ajenos y morderlos hasta hacerlos sangrar, relamiéndose los labios y los dedos que quedaron manchados.

Entre el beso lascivo del cuchillo, gemía.

Entre las marcas de sus dientes, pronunciaba su nombre.

Entre los granos de sal que caían en sus heridas, pedía más.

Abrazado por el deseo, se dejó manejar por Chou, por Dake, por Aetz, por Seti, ya no le importaba quién fuera mientras fueran ellos.

Cuando la carne estuvo bien sazonada, la dejó en la heladera, lista para cocinarla al día siguiente, justo cuando ya Mudai estaría listo de nuevo para probarla. Su cuerpo se regeneraría tan rápido como el placer que había sentido mientras estaba en la encimera de la cocina, hasta perder el sentido.

En la cama junto a los siete, abrazó su cuerpo. Respiró su olor mezclado con la sangre y las hierbas que estaban impregnadas en sus heridas, se durmió al lado de su bien amado.

Al despertar al día siguiente, estaba como nuevo. El olor de la comida había impregnado la casa. Chou lo esperaba con la mesa puesta y un beso plantado en sus labios que fue finalizado con un mordisco.

—La cena está servida —le dijo corriéndole la silla para que se sentara.

—Feliz Navidad —Mudai tomó la botella de vino y la abrió, sirviendo dos copas. Está vez, los siete le respondieron— me preguntó que me habrás preparado de regalo, después de todo, soy tu cena.

Chou cerró las cortinas, hizo a un lado el vino y afiló el cuchillo.

Feliz Navidad.



Capítulo 1IndiceCapítulo 2

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 1

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

14 Comments

  1. El Demiurgo de Hurlingham 8 enero, 2018 at 1:23 pm

    Recuerdo a ese, o a esos personajes, especialmente el relato en que fueron enfrentados por Ulises Lestrade y Sofía.
    ¿No hay algo de sangriento narcisismo en el personaje con esa obsesión por si mismo?

    Un abrazo.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 9 enero, 2018 at 2:48 am

      ¡sí! Tuvo su encuentro con él también, aunque sin su amante canibal en esa ocasión. Pues, tienes la razón en lo de su sangriento narcisismo XD aunque me es difícil imaginarlo de otra forma, es uno de esos personajes rotos lo mires por donde lo mires.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  2. Campirela_ 8 enero, 2018 at 3:51 pm

    Buenas tardes linda , vaya , con la cena de NAVIDAD , el caso que que te digan que te quieren cenar a ti …. no sé como tomarlo ajjajjajaja pero imagino que esto iba en otro contextos , así pues ese cuchillo afilado no me gusta nada ..se ve que el postre sería él ..muy siniestro .
    Un abrazote grande y se me cuide muakisss.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 9 enero, 2018 at 2:49 am

      No, no iba en otros contextos, era completamente literal, que ambos personajes son canibales XD me gusta que te parezca siniestro, era justo lo que quería.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  3. Cath Hartfiel 8 enero, 2018 at 5:55 pm

    ¡Vaya por dios!
    Que cena de navidad más rocambolesca y tétrica, pero ya viniendo de ti no me sorprende xD.
    Un besote

    Reply
  4. Sakuya Aikawa 9 enero, 2018 at 12:26 am

    (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa Roxana!!!
    Feliz año atrasado :c
    ha sido una grata lectura, la has llevado muy bien gracias por compartirla!

    Espero puedas pasarte que estés bien!

    穛 S4Ku SEK4i®

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 9 enero, 2018 at 2:52 am

      ¡Feliz año! Me alegra que la hayas disfrutado.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  5. David Rubio 9 enero, 2018 at 11:48 pm

    Fantástico, y también gore, relato, Roxana. Un buen texto es el que sorprende y provoca, como en este caso. Un personaje fascinante ese Mudai. Destaco el uso de las frases cortas, en cadencia consiguen un efecto musical y que se graben en el lector. Un abrazo!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 11 enero, 2018 at 12:17 am

      Me gusta mucho este personaje porque no se contiene con nada, así mismo, se puede explotar a la perfección ese lado retorcido suyo. Me alegra que gustara.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  6. J.P. Alexander 10 enero, 2018 at 3:08 am

    Uy muy buena historia , diferente y bastante sugerente . Te mando un beso

    Reply
  7. Yessy kan 10 enero, 2018 at 11:58 am

    Hola, Roxana
    También recuerdo estos personajes, y me fascina esa trama tan retorcidamente grotesca y macabra en que la describes. Chou si sabe escoger y disfrutar su cena de navidad.
    Pronto estare de regreso por la blogosfera, mis vacaciones estan por terminar.
    Un abrazo!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 11 enero, 2018 at 12:20 am

      ¡Qué genial que los recuerdes! Me encantan lo roto que están ambos y como son capaces de llevar a cabo cosas así con gusto. Chou sí que sabe ewé

      Ánimo, que se te extraña por aquí <3 disfruta de lo que quedan de vacaciones, linda.

      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *