Diviérteme, enseñáme

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Anduve viendo entre mis borradores ¡Y hoy les traigo sorpresita! La primera cita de Morgan y Kysa. Es una de las primeras que escribí, más, de las últimas que subo (?) Es que yo soy bien especial para estas cosas. Espero que les guste, ya me dirán qué opinan después <3

Diviérteme, enséñame
Oficialmente,
era su primera cita. Ella, había querido negarlo, pero realmente se había
divertido con él ¿y una segunda oportunidad? Pues, claro que podría haber,
aunque no sabía exactamente a lo que iba a llegar. Más bien, sabía exactamente
a lo que iba a llegar aunque no estaba segura de que iba a ser exactamente eso
a lo que ella quería llegar ¿Quería? ¿Quería una relación? ¿Un novio? ¿O un
polvo de una noche? No estaba segura, no estaba segura. Sólo sabía qué le
gustaba y los demás motivos eran un completo misterio para ella. Desconocía si
él iba a pensar igual.
Se vieron en
la puerta del shopping ¿A dónde irían? Ya habían ido a comer a un restaurante y
a beber ¿Qué deberían hacer en la segunda cita? Un parque de diversiones,
sugirió Kysa ¿Qué haría él? No le quedaba mucho más que aceptar.
Y lo hizo. Emprendieron
viaje al parque de diversiones que hacia un tiempo había llegado y ella, se
había quedado con las ganas de ir. Aunque no lo dijera, Kysa era apasionada de
los juegos y a Morgan, le gustaba el reto.
—Apuesto a que
logro ganar aquel lagarto— dijo Kysa señalando un muñeco de peluche que estaba
en la repisa.
—Habiendo
tantos ¿vas a elegir ese?—
—¿Qué tiene de
malo? Se ve simpático—
Él se rió y
miró al peluche. Para él, todos lucían exactamente iguales, pero podía
competir. El tiro al blanco era una de sus especialidades y no iba a dejar que
ella le ganara ¡claro que no! Quería el lagarto e iba a conseguir el lagarto.
—¿Y qué gano
si logro derribarlo?—
—Quien pierda
invita los tragos— sonrió después de pensar rápido. 
Ambos aceptaron
y compraron dos intentos para intentar ganar el premio. Tomaron las armas con
tres tiros cada uno para lograr derribar al peluche. Morgan falló dos tiros a propósito.
Quiso darle ventaja más, al tercero, le disparó tirando al lagarto para luego,
recibirlo en mano. 
Ella hizo un
silencioso berrinche al ver que él le había ganado, haciendo que él se riera
por eso mismo.
—Pareces una
niña. Pero manejando así las cosas jamás conseguirás tirar nada— le aseguró y
comprando una nueva oportunidad de ganar otra baratija allí, se colocó detrás
de ella, le ayudó a acomodar sus manos y a enfocar el objetivo para poder
lanzar. ¡Y al primer intento logró tirar un oso de peluche azul! Estaba feliz,
a su vez, sorprendida de que con su ayuda hubiese lanzado al primer intento tan
bien. Pensaba que era una mezcla de suerte y puntería, pero con un buen
profesor, cualquiera aprendía. Así, ella se fue feliz con su nuevo regalo
aunque aún le quedaba pagar los tragos.
Dieron una
vuelta y subieron a varios juegos más antes de que salieran del parque.  Hablando de tonterías o aprovechando para
echarse en cara las fallas en los juegos. Ninguno de los dos había salido bien
parado en todos y eso le dio mucho para reírse en el camino al bar.
—¿En tu
trabajo usas armas?—
—No, nunca
renové el permiso de portación— respondió con las manos en el bolsillo —pero en
el ejército sí—.
—Casi fue
trampa que me aceptaras la apuesta— le regañó ella con una sonrisa.
—No fue
trampa. Yo no tengo la culpa de que tengas una pésima puntería en todo— y sin
que le dejara seguir con sus burlas, ella lo golpeó con el lagarto de peluche
antes de que él se refugiara detrás de un árbol. Ella lo siguió y entre sus
trotes y risas, los aspersores se encendieron y comenzaron a empaparse. Se habían
metido en un jardín bastante amplio y no tenían la mejor de las suertes.
Ella quiso correr
y casi tropieza, siendo sostenido del brazo por Morgan. Ambos se miraron
empapados y no pudieron más que soltar a reír sin parar hasta llegar a la acera
y verse mutuamente y luego, mirar sus ropas. Demasiada agua para una sola
noche.
Morgan le
ofreció ir hasta su casa estando más cerca para secarse. Ella aceptó sin
problemas. A pesar de que estaban mojados, había sido más divertido de lo que
ellos mismos habían pensado. Como una travesura que realizan dos niños en la noche.
Al llegar a la
casa, él buscó un par de toallas mientras ella buscaba el lavamanos y exprimía
a sus peluches, que estaban llenos de agua para luego, dejarlos escurrir a un
ladito, hasta que estuvieran secos.
—Aún me debes
los tragos. No pienses que te vas a escapar sólo porque nos mojamos— señaló él
dejándole la toalla sobre la cabeza, así, tapando la visión de Kysa para
voltear dispuesta a rebatirle lo que dijese.
Peleaban, bromeaban
y se burlaban el uno del otro en tono tan jocoso que ninguno de los dos lo
tomaba en serio y los hacía sentir tan en confianza que no les importaba. Se divertían
después de todo. Había demasiada química entre ellos.
Ella, se quitó
la toalla de la cabeza, secando un poco su rostro y le ofreció pedir algo de
comer y beber.
—¿Me darás de
comer en un boca a boca?—
Ella lo negó golpeándolo
con la toalla, más, él la terminó de tomar de la cintura y acercarla a su
cuerpo. Se miraron con una confiada sonrisa en los labios hasta que decidieron
darse un beso. Fue probar los labios del otro y dejarse llevar. Lentos, tímidos
al comienzo, pero el beso fue aumentando intensidad hasta que la pasión los
dominó y ya no importaba la toalla ni la ropa mojada ni la bebida o comida.
La espalda de
ella quedó contra la pared cuando sofocados, se separaron y quedaron mirándose
un momento antes de volver a recorrer sus cuerpos como si su vida dependiera de
ello.
Pronto, se
vieron en la habitación, a puertas cerradas, donde nadie los molestara y hasta
que la pasión descansara.
¡Y hasta aquí llegó! Espero les haya gustado <3 ¡Se cuidan! Pasan una hermosa noche y un bonito día <3
Bye!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

2 Comments

  1. Kath Hartfiel 22 abril, 2016 at 3:02 pm

    ¿Te he dicho que soy fan de ellos? No sé, creo que no lo he dicho suficiente.
    ¡Me encanta! Son tan awwww… ¡me encanta!
    Quiero ver más de ellos dos juntos.

    saludoss

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 23 abril, 2016 at 3:01 am

      ¡Me encanta escribir sobre ellos! Me alegra que disfrutes leyéndolos también <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *