5
(2)
¡Hola, hola mis amores! ¿Cómo están? Espero que muy bien ¡y hoy les traigo un capítulo nuevo! Si quieren leer la historia completa, pueden pasar por El cielo a mi favor, donde van a encontrar los otros capítulos y algunas historias extras sobre los personajes.

Los dejo con la historia 🙂
Capítulo 4
Novio
—Bueno, con esta tormenta, es mejor no avanzar —dijo él sentándose en el suelo. Habían quedado atrapados en aquella cueva los dos. La tormenta eléctrica iba a ser mucho más peligrosa si salían y se quedaban debajo de los árboles, así que iban a tener que esperar a que el clima los favoreciera para separarse.

—No pareces molesto por eso —dijo Fuyuki escurriendo su cabello al retorcerlo hacia el frente.

—No lo estoy —sonrió debajo de la máscara y ella, alzó las cejas acercándose a él y sentándose justo en frente, mirándolo con severidad a tan sólo unos escasos centímetros de distancias.

Kakashi reaccionó alzando una mano a la altura de su rostro y haciendo su torso hacia atrás aun sin perder el equilibrio preguntándose a qué se debía semejante reacción. Pero antes de que preguntara, ella suspiró bajando la cabeza y se desplomó en el suelo, quedando sentada a horcajadas a su lado. Su expresión antes confiada y alegre se volvió huidiza y cansada, después de todo lo que había andado y sin su leal compañero, estaban atrapados hasta que su suerte mejorará.

—Si al menos Mochizuki estuviera aquí… Él siempre tiene algo de comer consigo —cruzó las piernas mirando la lluvia caer con fuerza y una expresión de cansancio en el rostro, encogiéndose de golpe al sentir el impacto de un nuevo rayo.

Él se rio ante aquella reacción, parecía una niña a punto de hacer berrinche por tener hambre, asustada por la tormenta.

Al verla así, más curiosidad tenía sobre lo que buscaba. No parecía estar llevando a cabo ningún tipo de misión considerando que su hitai[1] no estaba en ninguna parte de su cuerpo, por lo que asumió que era una ninja que había abandonado su aldea, debido a que con sus habilidades, dudaba que fuera una simple civil.

—¿Y qué se supone que buscabas aquí, Kakashi-kun? —Preguntó ella mirando al Hokage y al ver su mirada en ella, sonrió traviesa y tomó un mechón de su cabello y haciendo un ademán, lo convirtió en una liga para recogerlo— ¿a qué soy buena?

—Lo eres —dijo con sorpresa— por eso me pregunto cuáles son tus razones para estar aquí, reuniéndote con personas peligrosas.

Ella abrió los ojos con sorpresa y sonrió de medio lado mostrando los dientes. Cerró los ojos un momento y tomó todo su cabello trayéndolo por encima de su hombro izquierdo, —era cuidadosa con su herida, que no podía levantar sospechas— alisándolo suavemente con la palma de su mano, de paso, quitaba el exceso de agua del mismo.

—Hagamos una cosa —señaló ella levantando la vista hacia el Hokage— yo te contaré algo a ti que sólo yo sé y tú harás lo mismo. Es un cambio justo ¿no?

—Me parece bien —respondió él sonriente— esta misión fue en parte diplomática y en parte, porque creí haber encontrado el paradero de mi alumna.

—¿Algo así como tu amante? —Soltó ella mostrando repentino interés en la conversación ahora mismo. Él abrió los ojos a más no poder, haciendo que toda la parte blanca de los mismos pudiera verse completamente gracias a ello.

—¡C-claro que no! Es mi alumna.

—A algunas mujeres le gustan maduritos —su tono sonaba tan natural como si hablara del clima, volviendo a su postura anterior con una notoria sonrisa que él no sabía cómo juzgar.

—¿Eres una de esas mujeres? —Preguntó él y ella volvió a mostrar la misma sonrisa entusiasta que antes posando sus manos en sus piernas.

Por un momento, se arrepintió de preguntar.

—¿Realmente quieres gastar la pregunta sabiendo si tienes oportunidad conmigo? —Preguntó coqueta alzando una ceja y acercándose a él, soplando su aliento en su oreja, provocando una divertida reacción por parte del contrario, viéndolo sonrojarse y estremecerse a la vez. Se rio y volvió a sentarse mientras él tapaba su oreja, confuso y aun con las mejillas rojizas.

Fuyuki hizo su cabello hacia su espalda y lo movió ligeramente desde su nuca haciendo que las gotas de agua que aún quedaban en él se soltaran de su cabello de forma bastante seductora. Y es que ella lo era. Joven, bonita, con una larga melena verde limón que le daba un toque único por ese inusual color de cabellera; los ojos ámbar como si fueran a juego con su cabello; nariz respingada y unos labios carnosos, sin ser demasiado grandes ni fibrosos, con la medida justa, todo ese bello rostro se conducía a un afinado mentón que le daba un toque más exótico a su belleza natural. Kakashi se quedó embobado un momento, que con la ropa húmeda, se veía mucho más provocativa, pero antes de seguir pensando en algo indebido, decidió volver a la pregunta que ella le había permitido, carraspeando al mirar el techo de la cueva y retomando la conversación con ello de manera poco disimulable.

—Busco a una persona que puede darme información sobre el asesinato de mi padre —se sinceró ella finalmente— sé que existen un par de personas que tienen conocimiento sobre ello. Éste pareció ser el mejor lugar para encontrarlo, sólo busco respuestas.

—¿Quieres vengarte? —El tono de Kakashi se volvió mucho más duro al escuchar su respuesta. Pensó en que estaba en un camino torcido cegada por la ira, pero ella lo sacó de sus dudas enseguida.

—No, la venganza me consumiría en un odio del que no podría escapar hasta el punto en que no sería capaz de reconocerme —y eso era justo lo que el Hokage jamás había pensado escuchar de ella, pensando que estaba metida en un camino sin retorno al hablar de un asesinato tan a la ligera— lo que yo quiero son respuestas. Una de las personas que más amé y admiré, se convirtió en alguien totalmente ajeno a lo que conocía— y volvió su vista determinada hacia el ninja copia— y si voy a tener que vivir habiendo conocido su secreto, voy a descubrirlos a todos. Quiero saber qué lo motivó a convertirse en eso.

—¿Y qué harás cuando lo descubras?

—Lo sabré en su momento —respondió ella tan alegre como confiada.

—No es bueno remover el pasado.

—Lo sé mejor que nadie. Por remover el pasado acabé aquí. Pero he compartido agradables momentos con alguien gracias a esta búsqueda —abrió un ojo y lo miró de soslayo mientras él se rascaba la mejilla despreocupado sin darse cuenta de su indirecta.

Estaba más que decidida a seguir con sus planes. Lo había dejado todo pensando que iba a ser capaz de desenmascararlo antes, de poder descansar tranquila al saber por qué su padre había sido asesinado cruelmente y porqué las organizaciones criminales estaban detrás de él. Seguramente, haber pedido ayuda habría sido lo más sensato, pero Fuyuki lo que menos quería es que más personas murieran a su alrededor. Aunque, esa era la vida de un ninja ¿no? Ver morir a alguien, esperarlo sabiendo que jamás iba a volver era lo más doloroso que alguien podría experimentar y no quería que nadie pasara por lo mismo, por lo que había desaparecido de su aldea así nomás. Había dejado a sus amigos, sus profesores, todo porque su curiosidad era demasiado fuerte como para poder olvidarlo y bajo las normas de la aldea, no iba a poder hacerlo. Tampoco iba a involucrar a alguien más con el riesgo que podría correr: con ella le alcanzaba y le sobraba. Y siempre podía contar con la ayuda de Mochizuki, que con eso, podía darse más que satisfecha. Él había estado a su lado en todo momento y esperaba, poder seguir contando con él por mucho más tiempo aún.

—En año nuevo, cuando pasamos la noche juntos ¿Qué tanto de ello fue cierto?

—Fue cierto que disfruté ver los fuegos artificiales a tu lado —sonrió animada— y fue cierto cuando dije que quería volver a verte.

—¿Por qué debo creerlo?

—Por ninguna razón —se rio de manera jovial enfocando su mirada en él— puedes pensar en si te gustó más compartir tiempo con Ito Hazuki o prefieres a Oshiro Fuyuki.

—Dijiste esa vez que querías recomenzar tu vida.

Ella no dijo nada ¿Qué tanto estaba dispuesta a decirle a Kakashi?

—Si te ayudo ¿retomarías tu vida? —El silencio se había quebrado después de que Kakashi dijera eso.

A Fuyuki la tomó por sorpresa. Se había acostumbrado a que sólo Mochizuki fuera quién la intentara disuadir o la acompañara hasta el final en cada uno de los planes alocados que tenía. Con cálida expresión en el rostro, apoyó su cabeza en el hombro del Hokage, preguntándose él en qué momento había tomado semejante confianza con ella como para que lo llamara Kakashi-kun y ahora, se acomodará a sus anchas a su lado.

—No es como si tuviera una vida que retomar. Soy una renegada.

—Y resignada por lo que veo —a lo que ella estalló en una fuerte carcajada.

—Si pudiera retomar mi vida… me gustaría empezar de nuevo —se sinceró— seguir donde me quedé no tiene sentido porque ya no soy esa persona que abandonó la aldea con sueños mágicos en su futuro. Pero la magia y los sueños siguen en mí, sólo es cuestión de darle otro camino —susurró y tras un bostezo, se quedó dormida a su lado.

La cabeza de Kakashi se inclinó hacia delante cansado. Parecía tener realmente magia esa muchacha y una nula noción de los protocolos sociales. Aun siendo el sexto, lo trataba como si fuera un conocido de toda la vida y ya hasta muy íntima se había puesto que ni si quiera en las misiones con su equipo había estado cerca de alguien. Y ella, como si nada, llegaba y se pasaba las reglas y las normas por el arco del triunfo y hacía lo que quería.

—Fuyuki-chan ¿eh? —repitió su nombre y se concentró en la lluvia. Realmente, era toda una aventura estar con esa mujer y tenía el presentimiento de que apenas si había visto una faceta de ella.

Cuando la lluvia cesó, ambos pudieron salir, caminando lentamente por el bosque. Fuyuki se había vuelto muy silenciosa desde que salieron de la cueva, como si estuviera tramando algo peligroso. Después de haberla escuchado hablar tanto, le pareció extraño, pero no dijo nada.

Los gritos de los hombres se escucharon a lo lejos: Shikamaru, Chouji y Neji los alcanzaron preocupados por Kakashi.

—Puedes quedarte con nosotros —la invitó sin dejar de prestar atención en los muchachos que se acercaban con rapidez.

—¿Lo dices en serio? —No se esperaba eso de él. Fuyuki sonrió y Kakashi no supo interpretar eso, sólo sintió un pequeño escalofrío en su espina.

—¿Quién es ella? —Preguntó Shikamaru mirándola con expresión de cansancio.

—¡Lo he decidido! —Exclamó ella sacando una pequeña bolita que explotó en confeti y le dio un toque más personal a todo, acercándose a él de forma brusca con los ninjas listos para atacar y Kakashi más que nervioso— haré que te enamores de mí —y con una sonrisa de oreja a oreja, lo besó por encima de la máscara.

Los muchachos que estaban listos para pelear quedaron tan desubicados y nerviosos como el Hokage lo estaba en ese instante. Quizás, incluso peor considerando que jamás en su vida habían visto a Kakashi con alguna mujer ¡nunca!

—Fuyuki-chan. Yo…

—Kakashi-kun, me gustas. Y haré que te fijes en mí a como dé lugar —y con otro de sus habituales trucos, hizo aparecer un ramo de flores de su pañuelo, tan sólo para él, haciendo una triunfal salida al posar sus dedos índice y corazón en sus labios y mandarle un beso antes de desaparecer en una estela de humo brillante y de colores.

—¿Qué fue eso? —Chouji sacó una bolsa de papas y la abrió.

—Creo que el Hokage consiguió novia —dijo Shikamaru volviendo los tres la mirada a Kakashi que estaba tan en blanco como ellos.

Enamorarse…

Tendría problemas. Y muchos ¿Cómo convencer a Fuyuki-chan? Esa era una misión que lo mirara por donde lo mirara, no iba a acabar bien.

Capitulo

[1] Hitai es la banda ninja que usan en cada una de las aldeas.

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 2

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

10 Comments

  1. Cath Hartfiel 13 noviembre, 2018 at 5:36 pm

    ¡AMIGA!
    Al fin puedo sentarme y leer a gusto tus historias. ¡Que alegría! Me acabo de releer todos los capítulos de éste fic para poder seguir el hilo… ¡Que bonito! Fuyuki es super graciosa, me encanta.. ¡es adorable! Y Kakashi… oi oi oi… sólo de recordalo me dan ganas de hacer algún Fic con él también. ¡Viva la imaginación!
    Estaré esperando ansiosa otro capítulo.
    ¡un besote enorme!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 20 noviembre, 2018 at 6:27 am

      ¡Cath! ¡Tanto tiempo sin saber de ti! ¡Qué bueno que es volver a leerte! <3
      Me alegra que te guste tanto así ¡Fuyuki es un tiro al aire! Me encanta y me encanta como llega a destrozar su rutina de esta manera.

      ¡Me encantaría leer un fic tuyo! Más que encantada.

      ¡Un besazo!

      Reply
  2. J.P. Alexander 14 noviembre, 2018 at 2:31 am

    Uy esperó que logre que ella se enamore de él. Te mando un beso

    Reply
  3. Yessy kan 14 noviembre, 2018 at 2:32 pm

    Que capitulo mas encantador. Veo que Fuyuki-chan está más que decidida por conquistar a Kakashi-kun! Que chica más intransigente, jejeje. Y bueno ya veremos en qué va terminar esto.
    Abrazo

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 20 noviembre, 2018 at 6:30 am

      Me gusta eso de Fuyuki ¡es muy decidida! Y está dispuesta a todo por amor.
      ¡Un abrazo!

      Reply
  4. El Demiurgo de Hurlingham 14 noviembre, 2018 at 9:19 pm

    Interesante dualidad la de Fuyuki, torpe en los cuentos sueltos y muy perceptiva en estos capítulos.
    Me llama la atención, no se si ya te lo comente, esas palabras agregadas a los nombres. Estoy viendo Saint Seiya Omega en youtube, con subtitulos y hablan de Atenea_sama, Palas-san, etc.
    Besos.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 20 noviembre, 2018 at 6:34 am

      Bueno, tiene que ser muy precavida aquí que todavía anda sola y a su suerte, aunque sea muy descarada para hacer lo suyo.

      Y no, no me lo habías comentado, pero ya hice una entrada especialmente dedicada a ello <3 espero que te sea de utilidad.

      ¡Muchos besos!

      Reply
  5. Eréndida Alfaro 16 agosto, 2019 at 12:31 am

    Vi que me faltaba uno, y mejor no me fui xD
    Sabía que esto iba a ser divertido… espero el drama sea tan bueno que, en lugar de una gran carcajada, se me atoren los sentimientos en un gran nudo en mi garganta jeje.
    Espero la continuación. Saluditos!

    Reply
    1. Roxanabr 17 agosto, 2019 at 1:58 am

      Espero que sí, que vienen momentos fuertes para ellos también.
      Un gusto tenerte por aquí.
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *