El sueño del regreso

Hi hi a todos! ¿Cómo están? Regresé con un pequeño cuento que escribí hace un tiempo para dejarlo de ejemplo en mi foro. Es sencillito y tiene todo lo que necesita un cuento (?) Espero que les guste ya que sale de lo macabro que es algo que se ha visto demasiado en trabajos anteriores.

Hacia dos horas que lo estaba esperando. ¡Mentira! Llevaba toda
una vida esperándolo. Hacia veinte años que no se veían y al fin, había
recibido la añorada carta anunciando su regreso ¡Al fin regresaría con
ella! Las lágrimas fueron las primeras en hacerse presente mientras su
vista recorría el papel, cayendo sin pedir permiso sobre la hoja
mientras sus ojos recorrían las letras delicadamente escritas.  Estaba
feliz, triste, ansiosa, llena de ganas de salir corriendo y gritando de
la alegría a esperarlo al día siguiente en la estación. Así sería.

Pasó
la noche frente a la ventana, mirando el reloj de tanto en tanto con la
esperanza de que las horas pasaran mucho más rápido para poder volver a
encontrarse ¿Qué importaba todo lo demás? Su corazón latía a mil por
hora en la inquietante espera. Apenas salió el sol, se aseó bien y se
arregló con sus mejores sedas, se peinó y tomó un pequeño bolso con el
que salió a paso rápido pero con cierta moderación, no quería tropezar y
arruinar sus ropas ni nada en sí. Si se veían de nuevo, la vería
espléndida, maravillosa como aquel día en que se habían despedido antes
de que él partiese.

Llegó con dos horas de ventaja a la estación.
El tren tardaría en llegar más, sus ansias no le permitían estar
quieta. Tenía que calmarse y debería hacerlo pronto. Caminaba de un lado
a otro. Se sentaba en un banco. Se volvía a poner de pie y husmeaba por
si llegaba el tren. Volvía a repetir el proceso hasta que, por fin, las
vías sintieron la vibración del tren que arrimaba ¡ya el sonido se
sentía! La gente comenzaba a agolparse cerca de las vías esperando que
hiciera la tan anhelada parada para que sus pasajeros bajasen y al fin,
se reencontrasen con sus seres queridos.

El tren se detuvo, las
puertas se abrieron y comenzaron a descender. Hombre, mujeres, niños,
gente de todas las edades, felices al ver quienes los esperaban y
corriendo a volver con sus antiguos y eternos querer. Estiraba el cuello
y se ponía de puntitas para ver mejor a quién bajaba. No lo veía, más,
había llegado por la puerta equivocada. Más adelante, lo vio descender
los escalones y olvidándose toda regla de etiqueta y buena presencia, se
echó a correr para alcanzar y al fin, arrojarse a sus brazos con una
sonrisa cubierta de lágrimas de felicidad.

-¡Jhon!- exclamó con alegría, un nudo en la garganta y el estómago sin poder contenerse en lo absoluto.

Él,
posó su mirada en la de ella con una gran sonrisa. Sus rostros habían
sido víctimas del tiempo, más, seguían tales como aquellos que habían
visto hacia tantos años. Sus ojos brillaron al encontrarse con los de
ella, abrazándola, recibiéndola en sus brazos.

Había regresado a casa.

Espero que les haya gustado <3 Pasen un lindo día y cuidense
Bye!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *