Espíritus del mar – Capítulo 2

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 ¡Al fin empiezo a publicar de nuevo! Tengo demasiado en pendientes, así que espero, terminar con todo lo que pueda hoy para ir actualizando, que intento no demorarme mucho entre un capítulo y otro de todos mis escritos, pero la vida me puede en más de una ocasión, así que me ven intermitente.
Capítulo
2
Estaba frío,
horriblemente frío. Tenía al niño cubierto con la manta con la que habían
salido y además, su chalina. Ambos lobos estaban a su lado, dándole algo de
calor y protección en la noche. Tenían hambre, ninguno había comido nada, salvo
el niño, más, al estar a la intemperie, no habría forma de conseguir comida y
no se arriesgaba a dejar a los lobos cazar algo ¿y si había algo en el bosque?
Más valía pecar de precavida que lamentar de nuevo, otra muerte. Prefería que
se quedaran con ella, apenas pasaran la noche oscura, conseguiría un buey para
cada uno si hacía falta, pero estarían juntos.
Las guerras,
las invasiones, los ataques sorpresas eran cosa común, su gente se preparaba
para eso, pero con la llegada de los barcos, no esperaban el ataque, no
esperaba que ese momento fuera el último que viera a su esposo. Jamás imaginó
verse en esa situación. Pero no se podía dejar vencer por la pérdida, tenía
mucho por qué luchar todavía, había tres vidas a su cargo y la suya por sobre
todo, que no imaginaba que iba a ser de ellos si algo le pasaba, entonces,
debía mantenerse entera y casi, con un nudo en el corazón, miró al frente, estando
alerta a cualquier cosa que pudiera suceder.
Apenas el sol
se vio en el horizonte, se levantó del suelo, cansada, no había dormido
absolutamente nada en la noche y temía volver a ver como su tierra podía
haberse vuelto conquista de otros. No quería eso, por sobre todo, no quería eso
para su niño, así que se las arreglaría como pudiera, pero primero, debían
salir del bosque para estar seguros de dirigirse a algún sitio. Los animales la
seguían de cerca: Geri frente a ella y Freki a su lado, hasta que se toparon
con un hombre con una capa hecha de hojas. Su piel era brillante y bajo los
rayos del sol, se veía con mucha más intensidad, algo que no le dio un buen
augurio a la mujer, especialmente, cuando los animales le gruñeron. Aunque
aquel hombre era portador de una belleza inigualable, si no era de fiar para
los lobos, no era de fiar para ella.
Lyska
retrocedió, Freki hizo lo mismo, más Geri apenas vio la oportunidad de que él
intentó acercarse a ella, se lanzó a morderle la pierna derecha. Esto sólo hizo
desatar la ira del hombre, sacudiendo su pierna para quitar al animal, logrando
mostrar así su verdadera forma. El rostro de la mujer se contrajo al sólo verlo
y abrazó con más fuerza a su hijo retrocediendo. 
Llamó a los
lobos y comenzó a correr sintiendo la tierra estremecerse con el paso del aquel
ser que no lograba describir. El gruñido que profería hacia que la paz del
bosque desapareciera y los árboles que antes estaban habitados por los pájaros,
desaparecieran, sintiendo el sonido de los aleteos rápidos entre el crujir de
las ramas, hojas y tierra mientras él la seguía, pronunciando algo que ella no
quería saber qué era. Corría como si se le fuera la vida en ello y no estaría
lejos de ser cierto: si se detenía, no quería imaginar qué iba a suceder.
—¡No se
detengan! ¡No se detengan!— les gritó a los lobos un par de veces,
especialmente cuando vio a Geri voltear, queriendo atacar a su perseguidor,
pero no se lo permitió ¡y lo agradeció! Amaba a esos animales que eran tan
obedientes con ella. Y se encargaría de darles un buen premio cuando lograran
salir de todo ello. Sólo rogaba a Odín, Freya, Thor, quien sea que la escuchase
que le dieran la oportunidad de salir de aquello con bien.
El niño
lloraba, entre el trote y los ruidos fuertes que se producían a su alrededor,
además de la intranquilidad que su madre le transmitía, no podía menos que
llorar. Esto ponía peor a Lyska, se alteraba más porque no sabía qué hacer para
perderlo. Pero, sentía el sonido del agua ¿podría hacer algo con ello? No lo
dudó y siguió corriendo, no se iba a rendir o su vida correría riesgo así que
no tenía más oportunidad que esa. Sentía el correr del agua con más fuerza
mientras más se acercaba, más, no había previsto encontrarse a alguien más. 
Lyska sintió
que la estaba esperando, apenas apareció, él la tomó de la cintura, colocándola
detrás de él. Geri y Freki se detuvieron a su lado, sin dudar de las
intenciones del extraño, mostrando sus afilados dientes sólo cuando el
monstruoso hombre apareció luego. No sabía si sentirse tranquila o seguir
corriendo. Miraba al frente y miraba hacia abajo, a los animales sin
determinarse a tomar una decisión, intentando calmar a Ulf primero que nada,
sin éxito alguno.
Sólo veía la
espada de aquel que la había interceptado, su larga cabellera oscura meciéndose
mientras desenvainaba una espada tan prolija como elegante. No había visto
ninguna similar, curvada casi en la punta. No vio demasiado, quizás, por lo mal
que se sentía o por lo rápido que había sido todo. Sólo sintió el golpe seco
del cuerpo cayendo al suelo, tiñendo la tierra de verde, hasta que el cuerpo se
vio cubierto por una enredadera entre un color verde y morado, desapareciendo
el cadáver que yacía en el suelo.
El elegante
caballero que la había salvado, limpió la hoja de la espada y la envainó,
volteando a verla. No supo qué le sucedió en ese momento pero un escalofrío le
recorrió la espalda y dio un brinco, no supo por qué, pero aún no se sentía del
todo convencida, pero Ulf estaba un poco más tranquilo. El hecho de que hayan
dejado de correr podría haber sido algo para calmar al niño.
—Está bien—
dijo al ver que ella daba un paso hacia atrás —mi intención no es lastimarte,
sino ayudarte. Soy Fafnir de las tierras de Eir— se presentó con una mano en el
pecho y una expresión amable en el rostro, quería inspirarle un poco de
confianza a la mujer. Más, lo que terminó haciéndola ceder fue ver que Geri se
acercó a él, lo olfateó y movió su cola, recibiendo una caricia de él. 
Lyska intentó
respirar tranquila y fue en ese momento que dejó de preocuparse de todo, sintió
como sus piernas flaqueaban y todo el cansancio que venía acumulando desde el día
anterior le empezaría a pasar factura.
<<Capítulo 1                                                                                                                   Capítulo 3>>

¡Espero les haya gustado! Se cuidan, pasan una hermosa noche y tienen un bonito día <3

Bye!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

4 Comments

  1. Kath Hartfiel 8 junio, 2016 at 4:41 pm

    ¡Buff! Que angustia, pensar que tienes que pelear por tu vida y por la de tus críos. Me has hecho pasar un mal rato, que malota xD. Muy bonito, tenso y ya tengo ganas de ver que pasará.
    ¡Saludos y cuídate!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 10 junio, 2016 at 2:41 am

      ¡Oh, gracias! La verdad, me ha costado un poco especialmente, que hubo momentos en que me olvidé del niño XD

      Me alegra que te gustara, espero pronto actualizar <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply
  2. Erica Montalvo 9 junio, 2016 at 6:23 pm

    Hola hola !
    Fui a leer la primera parte, poeque me la perdí :c esfa muuy buena, espero actualices pronto ♡ y que bñagradable que la acompañen lobos.

    Un saludo, que estes excelente!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 10 junio, 2016 at 2:43 am

      ¡Gracias! Me alegra que te gustara. Estaré pronto actuliazando esta <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *