Fuego en las palabras: Es mi porción

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que muy, muy bien <3 ¡yo estoy muy, muy feliz! Aunque he estado un par de días sin escribir nada, ha sido por buenas razones, que he tenido bastante trabajo que me ha impedido escribir tan a gusto como quisiera ¡pero aquí tengo historia nueva!
Me he metido en otro reto ¿por qué no? Luego, ando en llamas, pero ya me las arreglaré en su momento, que este año quiero escribir hasta que se me caigan los dedos y a ver si presionándome un poco más, lo consigo. 
El reto de Rebeca los invito a pasar a su blog Nos propone lo siguiente:
Redactar un texto sarcástico que incluya la palabra mazapán.

No sé cómo vaya a salir, que yo tengo un ligero problema cada vez que intento hacer algo sarcástico, me sale natural el humor negro. Cosas de la vida (?) así que hice un sobreesfuerzo por no irme del género y cumplir lo más que pueda con la consigna.

Los protagonistas son algunos que hace tiempo que no traía al blog: Morgan y Kysa. Si quieren ver más de ellos, pueden pasar por Si perdemos el control.

Ésa es mi porción
El envoltorio rojo de celofán brilló sobre el escritorio. Apenas Morgan lo vio, lo agarró, movió el papel que recubría la golosina y le dio un mordisco sin siquiera preguntarse de dónde había salido: estaba en su escritorio y eso, contaba como que ese turrón de mazapán le pertenecía. Para mejor, aquel era de sus favoritos: mazapán con frutas y maní ¡qué delicia!

Se apoyó en el escritorio ya sin prisas por redactar el informe. Anna podía esperar, que de ser por él, ni siquiera haría eso, prefería dedicarse a resolver los casos que a redactar cómo los había resuelto, qué pistas había encontrado, anexar los documentos, fotos, entre tantas otras cosas ¡era una tarea maratónicamente aburrida! Por suerte, tenía a Kysa, que era quien, en su mayoría, se encargaba del trabajo pesado. No por nada era su asistente.

Apenas se sintió el ruido propio del papel cuando la puerta se abrió y una mujer con varios legajos entró a la oficina y los dejó en el escritorio soltando un pesado suspiro cuando vio a Morgan comer su turrón.

—¡Eso es mío!

—No lo es, estaba en mi escritorio —dijo sin siquiera pestañear, con la boca medio llena.

—Anna me llamó y tuve que ir a solucionar tus asuntos de nuevo ¿acaso crees que los casos se escriben solos? No hay una carpeta mágica en el que tires las hojas y se armen mágicamente.

—¿En serio? Haces meses que los uso y no me han dado ningún problema.

A él no lo iba a hacer sentir culpable por acumular trabajo, delegarlo o hacerse el tonto. Morgan era bastante indiferente en ese sentido pues, si no llamaba su atención, no se dedicaba a él.

—Me voy, ya va a empezar mi novela —dijo quitando nuevamente el envoltorio al dulce y a punto de morderlo, Kysa se lo quitó de la mano.

—Tu novela está justo en esta decena de archivos. Tomarás la mitad, yo haré el resto. Y esto, es mío —dijo moviendo lo que quedaba del turrón en el aire.

Morgan chasqueó la lengua y antes de verla a ella, miró el dulce, rodeándola y agarrando su muñeca.

—Tiene la marca de mis dientes, me pertenece.

—¿Acaso crees que por ir mordiendo todo ya te pertenece?

—Lo hice contigo y no veo que te quejes. Mira, aun tienes el moretón —y estaba a punto de desprenderle el botón de la camisa cuando el golpe en su mano sonó y lo echó hacia atrás. Pero no iba a ceder en la batalla por el turrón.

Y esta vez, fue Kysa quien le dio un mordisco y le sonrió muy altivamente, como si fuera una pelea de dos niños que no piensan dar el brazo a torcer.

Y ahí, llegaba su error que, si se trataba de peleas y de niños, no había nadie que fuera tan terco y berrinchudo como él como para seguirle el juego hasta el final. La arrinconó contra el escritorio y la miró fijamente. Sus ojos verdes se encontraron con los de ella con una mirada urgente, intimidándola o al menos, eso intentaba.

Pero si aquella sueca había sido de su interés no era precisamente porque era una mujer que daba el brazo a torcer tan rápida ni sumisa. Por el contrario, si él le plantaba pelea, ella iba a responderle. Y en ese momento, tuvo una idea.

Apoyó sus manos en el pecho de él, habiendo ignorado la golosina, subió por su torso muy lenta y sugestiva, cerró sus ojos y los labios de ella rozaron muy tímidamente los de él, apenas sintió su aliento, sus manos se posaron sobre sus mejillas, con el roce de su barba áspera contra su piel, apretó más sus labios contra los de Morgan en un beso intenso, de esos que recorrían su boca a gusto y aun saboreaban el dulce del mazapán.

Ya sin pensar más en aquella competencia, la rodeó por la cintura sin ánimos de dejarla ir, recorriendo su cuerpo por encima de la ropa con hambre que no era precisamente de comida. Y apenas, hubo un pequeño espacio entre ambos para recobrar el aliento, Kysa se escabulló por debajo de su brazo y salió airosa con el turrón en mano.

—Te gané. Ahora, ponte a trabajar —su expresión de triunfo hacia un fuertísimo contraste con la expresión de sorpresa y derrota que tenía Morgan en la mirada ¿Había sido todo un truco?

—No sé cómo me enamoré de ti —dijo él frotándose la frente y tomando los legajos para ir a sentarse luego.

—Yo tampoco lo entiendo —se encogió de hombros y acercándose a él, le dio la mitad de la golosina— aunque me gustó más esta porción —señaló sus labios.

—Lo sé, soy irresistible —curvó sus labios en una sonrisa y si hubiese podido, la mirada de su novia lo hubiese fulminado de una sola vez.

Ella se sentó a realizar su trabajo y él, la miró de reojo tomando una lapicera y comenzando a jugar con ella entre los dedos.

—Te quiero.

—Es uno de tus pocos aciertos —respondió altiva y lo miró.

Ambos se sonrieron y tras eso, se rieron. Kysa le lanzó un beso en el aire y tras eso, se puso a ordenar y redactar. Ambos sabían que, si algo cambiaba en el trabajo, posiblemente, no sería tan divertido realizarlo como sucedía a menudo. Y más si podían sacar un tema hasta por un simple turrón.

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

20 Comments

  1. Gisela "Bleiÿ" Brito 27 enero, 2019 at 10:51 am

    ¡Hola, Roxana!

    Que genial que hayas tenido bastante trabajo y espero te vaya super bien con este reto. ❤ ¡Muchos ánimos con todo!

    Acerca del cuento, me ha dado tanta gracia y ternura. Me resultó demasiado linda la pareja y lo que se arman por un turrón, jaja.

    Que tengas un bello domingo.

    ¡Abrazos gigantes!

    Desde El blog de Bleiÿ y Escapando al bosque.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 27 enero, 2019 at 7:44 pm

      ¡Gracias, Berii! Espero que siga de esa manera <3
      Me gusta mucho esta pareja, son muy divertidos de llevar, no lo voy a negar y en esta ocasión, no fue la excepción.

      ¡Un abrazo!

      Reply
    1. Roxana B Rodriguez 27 enero, 2019 at 7:46 pm

      Mira que de todo se puede sacar un juego así 😉
      gracias
      ¡Muchos besos!

      Reply
  2. Rebeca Gonzalo 27 enero, 2019 at 5:53 pm

    Millones de gracias por participar en mi reto, Roxana. El sarcasmo es sumamente complicado, estoy siendo consciente de ello cuando veo que transcurren los días y tan poca gente se anima a participar en esta ocasión. Encantada de que hayas sacado tiempo y ganas. Tu relato me ha gustado. El mazapán que al principio les hizo discutir, de algún modo les reconcilia al final. De corazón, estoy encantada de verte en mi reto, ¡ojalá te animes más veces! Te indico un par de cosillas (lo hago desde el cariño, confío en que no te molesten). Además a todos nos pasa:

    1) "Si quiera" en los contextos en que tú lo usas debería ir unido. Pues no funciona como condicional, sino como adverbio.
    2) Repites varias veces algunas expresiones. Como por ejemplo: "dar el brazo a torcer". Sería interesante usar fórmulas o palabras sinónimas alternativas, como "ceder"…
    3) En el último párrafo en un total de poco más de cuatro líneas empleas cinco veces la preposición "hasta". Si puedes huye de las repeticiones en tan poco espacio. Cuesta al principio, pero verás que con el tiempo te sientes más segura y tus textos fluyen mejor.
    4) Me choca que identifiques el turrón como mazapán en algún momento de la historia. Siendo dulces tan diferentes.

    En fin, guapa, por favor que esto no te desanime. Más bien al contrario.

    Un abrazo enorme.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 27 enero, 2019 at 7:53 pm

      ¡Gracias! Me ha hecho muy feliz que te guste <3 que por ahí, ya decía que no llegaba a participar ¡estaré encantada de seguir aquí! Que de hecho, he estado viendo algunos anteriores, que sé que ya pasaron, pero me gustan como para realizarlos también, en especial, el que sigue abierto 😉

      Sobre las correcciones ¡mira que me van a molestar! Gracias por tomarte el tiempo de marcar esos detallitos <3

      1) Ahorita mismo lo corrijo <3

      2) Me repito más que el ajo y esto va para el último punto. Mira que cuando lo hago muy a conciencia, me tomo para sacar esas palabras y expresiones repetidas, pero hay ocasiones que no, que me dejo ser y mira, aquí el resultado xD ya le daré una revisión.

      4) Pues… he tomado el mazapán como el mismo turrón por el hecho de que… el turrón, tal y como lo conozco, es mazapán con frutas, de hecho, es un dulce típico que al mazapán se le agregue las frutas o el maní y luego, se lo corte en barras, envuelva en celofán y se lo venda como turrón de mazapán. Básicamente, de ahí la razón de que los trate de iguales, que el mazapán es el ingrediente clave del turrón.

      ¡Un abrazo! Y gracias <3

      Reply
    1. Roxana B Rodriguez 27 enero, 2019 at 7:54 pm

      Muchas gracias, me he pasado ¡y qué tema que han tocado! A ver qué sale.

      ¡Muchos besos!

      Reply
  3. Campirela_ 27 enero, 2019 at 7:29 pm

    Hola Roxana no sé como te las ingenias para hacer tantas cosas pero es un placer leerte en cada una de ellas . me gusto mucho este relato pq en él vi un poco de picardía y además un triunfo al juego seductor .
    Muchas gracias por todo lo que nos ofreces ..Besotes y una feliz semana llenita de cosas buenas . muakisss.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 27 enero, 2019 at 7:56 pm

      ¡Gracias, Campi! Mira que no sé, pero lo importante es que puedo seguir haciéndolo <3 Y más si lo disfrutan así.

      ¡Besos y feliz semana!

      Reply
  4. J.P. Alexander 28 enero, 2019 at 1:11 am

    Uy que linda pareja y me diste ganas de turrón. Te mando un beso

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 28 enero, 2019 at 3:32 am

      Gracias <3 no te voy a negar que mientras lo escribía, también se me antojó XD

      ¡Un besito!

      Reply
  5. Hecarleith 28 enero, 2019 at 3:47 pm

    Estuvo muy bueno el relato, a mi también me falta tiempo, a lo mucho subo mis articulos muy de vez en cuando y ya no tengo tiempo de visitar los blogs, aun asi me alegra saber de ti. Saludos

    Reply
    1. Roxanabr 11 febrero, 2019 at 1:58 am

      El tiempo es una gran contr, más cuando tienes muchos pendientes por hacer. Ojalá se normalice todo y podamos volver a estar más activos.
      ¡Un abrazo enorme!

      Reply
  6. David Rubio 28 enero, 2019 at 9:21 pm

    ¡Qué escena tan lograda, Roxana! Los diálogos son buenísimos. Ese en el que ella le pregunta si por morder algo ya es tuyo y él responde que funcionó con ella es sublime, te lo digo muy en serio. Desde luego, voy a recordarlo cuando desenvuelva algún dulce. Un abrazo!

    Reply
    1. Roxanabr 11 febrero, 2019 at 1:59 am

      Creo que esa es una de las partes que más disfruté al escribirlo ¡qué gusto que lo tengas presente!
      ¡Un abrazo!

      Reply
  7. Cath Hartfiel 6 febrero, 2019 at 9:58 pm

    ¡Hola guapa!
    Que maravilla, que juego de lucha y poder… desde luego son maravillosos. ¡Quiero más cositas de ambos!
    Sigo siendo fan número uno de Morgan. ¡Lo adoro!
    Un besito

    Reply
    1. Roxanabr 11 febrero, 2019 at 2:00 am

      ¡Adorables! Me encantan como hacen interesante hasta pelearse por un dulce XD

      ¡Un besito! <3

      Reply
  8. Fernando Dario 7 febrero, 2019 at 7:07 am

    Cuánta pasión en estos personajes. Me encanta. Me gusta como escribis. Como convertis algo cotidiano es un bello relato.

    Reply
    1. Roxanabr 11 febrero, 2019 at 2:01 am

      Que gusto que disfrutes de mis letras y que algo tan simple pueda llegarte <3
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *