5
(2)
Hechizo para la buena suerte
—¿Qué haces en mi cama, Kakashi-kun? —preguntó la mujer al despertarse y ver a Kakashi dormir a su lado.

El ninja abrió los ojos y la miró incrédulo.

—¿No recuerdas nada? —ella negó con la cabeza— ¿Nada de nada?

—¿No me digas que te me declaraste y me dormí? —reaccionó aterrada y el que más lo sintió fue Kakashi que negó rápidamente e intentó deducir de alguna forma como es que su mente tenía esa clase de pensamientos, que literal se iba por las ramas.

—No sucedió nada, te emborrachaste y te quedaste dormida ¿Quién te manda a beber con el estómago vacío? —le explicó y enseguida se vio de nuevo contra el colchón y con ella encima suyo.

—Entonces, puede suceder ahora ¿A que sí?

La puerta de la habitación se abrió y Gai vio a Kakashi en aquella postura y lejos de hacer algo, les deseó buena suerte y que usarán protección antes de marcharse y dejar al ninja a merced de la mujer.

Lo hubiese dejado sin ningún tipo de salida, si no fuera porque volvió a ver la sombra en la ventana. Fuyuki gritó mientras Kakashi se levantaba y miraba por la ventana viendo la sombra desvanecerse. Corrió a abrirla y salió casi al momento intentando atraparlo, sin embargo, aunque recorrió el edificio por fuera, no halló nada.

Yamato y Gai entraron en la habitación al ver movimientos fuera por la ventana, encontrando a Fuyuki sola. Apenas a los pocos minutos, Kakashi había regresado sin tener ningún tipo de novedad. Lo cierto es que él también lo había visto y fuera lo que fuera, los acechaba.

******

—Así que Fuyuki es su blanco —dijo Gai frotándose la barbilla después de saber todo lo ocurrido.

—Al parecer, sólo se enfoca en las mujeres. Y ella es la única residente por el momento —agregó Kakashi. Fuyuki, estaba sentada justo entre sus piernas. Después del susto anterior y su interrupción, no estaba dispuesta a dejar al ninja en paz y menos sabiendo que alguien la acechaba. Menos si era un fantasma. No tenía ningún tipo de problemas en enfrentar a las personas… pero los fantasmas eran otro tema y ahí se acababa todo su valor.
—Deberían irse. Nosotros nos encargaremos.

—No —interrumpió Fuyuki a Gai muy dispuesta a quedarse en la posada —no podemos irnos así nomás, que si hay algo hay que detenerlo y huir no está permitido. Me quedaré.

—Serviría mucho mejor esa actitud si no estuvieras temblando y agarrando con tanta fuerza mi rodilla —agregó Kakashi ante su actitud.

Se pusieron de acuerdo para investigar la cuestión y así, averiguar qué era lo que estaba acechando la posada. Sabían que era desde hacía casi medio año que esto sucedía y por ahora, no tenían más pistas que lo que le habían comentado así que lo único que podían hacer era estar alertas. Por su lado, Fuyuki no pensaba quedarse sola y siendo con Kakashi el único con el que se sentía tranquila, el ninja quedó a su cuidado y prácticamente, no podía moverse sin tenerla pegada a su brazo o jalándolo de la mano de la yukata o escondida tras su espalda ante cualquier cosa que la asustara. Tenía los nervios de punta, especialmente, desde que Yamato había decidido asustarla al usar una linterna y poner aquella cara aterradora en frente de ella al abrir la puerta de la habitación. Literalmente, la había hecho llorar de miedo y básicamente, después de eso, Kakashi había impedido que siguiera rondando cerca.

—Iré a darme una ducha —dijo después del almuerzo.

Fuyuki no estaba muy de acuerdo en quedarse sola en la habitación, sin embargo, Kakashi le había dicho que se bañaría en el baño que se encontraba en la misma. Así, si cualquier cosa pasaba, que ella podría llamarlo con total facilidad. Aunque eso no calmó la inquietud de la mujer, terminó aceptando quedando sobre la cama casi inmóvil esperando que él llegara. Habían salido temprano por la mañana a caminar, pero se había sentido observada una vez más y sin hallar nada. En un momento, pensaron en reducir las posibilidades de ataque así, atraparían más rápido a aquel ser.

Cerró los ojos un momento y vio la ventana. Estaba tranquilo, no había nada. Podía sentirse segura si Kakashi estaba en el cuarto de baño, seguramente, no ocurriría nada. Estuvo así cinco minutos y vio la ventana abrirse y una cara larga con una lengua de unos treinta centímetros colgando de su boca, apareció y eso sólo desató el terror de la mujer, que aquel ser se arrastraba por la rendija sin abrir más su única entrada.

Fuyuki puso el grito en el cielo y salió corriendo a meterse en el baño ¡y justo fue a la ducha! Kakashi casi sintió que se le paraba el corazón cuando ella entró y lo abrazó ¡y estaba desnudo! Esa mujer no tenía vergüenza alguna y justo que a él le sobraba para impedir que lo viera así.

Salió de la ducha cuando le dijo que estaba en la habitación y tomó la toalla cubriéndose la cintura, aunque ella ya había podido dar un buen vistazo de su trasero al verlo partir.

Al llegar, lo vio salir dela habitación, corriendo y tomándolo del cabello, lo jaló hacia el interior de la habitación y se quedó con el mismo en la mano y la cara deformada: era una máscara. Iba a salir nuevamente por la ventana, pero ante el grito de la mujer, Gai lo esperó fuera, atrapándolo al escapar dándole una patada que lo derribó y lo hizo caer a la planta baja. Ahí, atraparon al fantasma y lo hicieron entrar a la posada.
Kakashi fue a vestirse ya que sólo llevaba la toalla encima y sacó a Fuyuki del baño ordenándole ir a cambiarse debido a que se había mojado con la ducha al ingresar con él. Por suerte, ya todo había terminado y todo el problema no había sido más que por un simple mirón en los baños termales.

La dueña llamó a la policía para que se hicieran cargo de todo y para darle las gracias a los ninjas que la había ayudado y salvado su negocio, les ofrecía una estadía un poco más larga. Gai, aprovechó que Kakashi aún no llegaba para darle una sorpresa más.

Después de la cena de esa noche, les dijeron que fueran a tomar un baño en las termas, tanto a Kakashi como a Fuyuki. Ninguno de los dos se opuso y al ingresar cada uno al balneario, se dieron cuenta de que la mampara que dividía las aguas ya no estaba, otro pequeño favor que les había dicho la dueña, llevándose una buena sorpresa los dos al verse en el agua caliente. Y aunque ella estaba cubriendo su pecho con una toalla, se podía ver lo ajustado de la tela pegada a su cuerpo.

—Voy a salir —dijo Kakashi y ella lo acorraló entre las piedras.

—¿Por qué? Al fin podemos pasar tiempo juntos —lo abrazó eufórica y pronto, sintió las voces de Yamato y Gai. Kakashi no tardó en verlos y rápidamente, agarró a Fuyuki de la cintura y se quedaron ambos escondidos detrás de una piedra y él mirando sobre su hombro esperando que no lo hubiesen visto. Ella quedó muy concentrada en la mano que estaba sobre su vientre y que sentía muy firme sobre la toalla— ¿y eso por qué fue? —preguntó siendo ella la que quedaba en esta ocasión contra las rocas.

—Nadie más que yo puede verte en esta situación.

A Kakashi le costó decirlo a pesar de que se notaba firme y decidido. Ella, no cabía en sí misma al haberlo oído y aunque parecía sumamente tranquila, casi al instante reaccionó gritando su nombre emocionada y arrojándosele encima, acabando los dos debajo del agua caliente. Fuyuki tenía otra victoria asegurada.



Parte IIndice

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 2

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

6 Comments

  1. El Demiurgo de Hurlingham 19 abril, 2020 at 10:57 am

    Que gusto volver a leerte.
    Alguna escena me recordó a algún animé, como Fuyuki cayendo encima de Kakashi, con sus frustrados deseos de discreción.
    ¿Así que era un mirón haciéndose el fantasma? Buena resolución.

    Besos.

    Reply
    1. Roxanabr 17 mayo, 2020 at 10:07 pm

      Quizá, sería divertido verlo en una escena de anime, bien dramática xD lo imagino realmente y me encantaría.
      Gracias <3
      ¡Un beso!

      Reply
  2. Citu 24 abril, 2020 at 10:19 pm

    Uy que romántico te mando un beso

    Reply
    1. Roxanabr 17 mayo, 2020 at 10:07 pm

      Son de los mejores estos dos <3
      ¡Besito!

      Reply
  3. Jose Lezcano 27 abril, 2020 at 9:07 am

    Bonito relato. En estos momentos tan extraños que nos toca vivir la escritura es de lo poco que nos queda para escapar de la realidad. Un toque romántico me vendrá bien para el resto del día.
    Estoy deseando ver el resultado de “Cadáver Exquisito! Deseo que estéis bien por casa.
    ¡Hasta la próxima!

    Reply
    1. Roxanabr 17 mayo, 2020 at 10:08 pm

      Siempre es bueno variar géneros, más en esta época de encierro. En unos días creo yo, ya estará subido el cadaver. A ver qué tal quedó.
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *