5
(2)
Hechizo para la buena suerte
Era el destino obrando para ella. Desde el balcón que daba al exterior, lo vio caminar hacia la entrada. Eran apenas un par de metros y nunca se le habían hecho tan largo como en ese momento.

—¡¡Kakashi-kun!! —gritó estirándose sobre la baranda del balcón estirando su mano y agitándola en el aire. Su voz tan alegre y enérgica se hizo oír aun entre la charla y llamó la atención del grupo de ninjas. Pero fue tal su emoción que terminó resbalando y cayendo por él y quién quedó debajo de ella fue Kakashi, que no consiguió atraparla, viéndose con ella encima en el suelo.

—¿Qué es lo que intentas hacer? —preguntó al verse en aquella posición tan incómoda con la mujer encima suyo.
—Tendrías que esperar a llegar a la habitación, senpai —se burló Yamato pasando al lado de Kakashi.

—Deja que el espíritu de la juventud fluya en él, Fuyuki-chan —la animó Gai estirando su brazo con el pulgar arriba y los dejó a los fuera.

La mirada de Kakashi se enfocó en sus compañeros que lo habían dejado así sin más en el suelo con la mujer, avergonzado y aún con ella encima, la tomó de la cintura y quitó de sí y se puso de pie. Rascándose la nuca y mirando a otro lado, extendió su mano para ayudarla a levantarse.

—Sé que esto puede resultar un desafío para ti, pero, compórtate cuando estemos en público —le dijo el ninja posando sus manos en los hombros de Fuyuki. Ella, vio sus manos y luego, le sonrió arrojándose encima de él a abrazarlo, como si todo lo que él acababa de decir fuera totalmente en vano.

—Pero tus amigos ya nos dieron su bendición, así que podemos ir y aprovechar mi habitación.

Kakashi suspiró cansado y entraron. Era una batalla perdida hacerla entrar en razón.

Al ingresar, una mujer los esperaba junto a Yamato y a Gai para mostrarles cuáles serían sus habitaciones y de paso, acordaron darse un baño en las termas antes de ir a comer y habían invitado a la mujer a acompañarlos luego, algo con lo que Fuyuki estaba mucho más que encantada.

Se despidieron en el pasillo y ella, ingresó a su habitación… o al menos, abrió la puerta y vio una sombra que le sonrió desde la ventana. Así como abrió la puerta corrediza, la cerró y con la cara pálida, se dirigió por el pasillo y abrazó a Kakashi por la espalda con un leve temblor en el cuerpo.

—No nos bañaremos juntos —fue lo primero que le dijo y ella negó con la cabeza pegada a su espalda.

—Hay algo en mi habitación.

El ninja la miró por sobre su hombro, la sentía diferente al abrazo que le había dado antes, así que fue a mirar qué es lo que la había asustado. Ella, se quedó en la entrada, sin animarse a entrar mientras Kakashi observaba en el ropero y por la ventana sin hallar absolutamente nada. Tampoco había rastros de algo en su ventana que delatara la presencia de alguien.

Quiso tranquilizarla de que no había nada ahí y que fuera a tomar un baño para luego, verse en el almuerzo a lo que ella no estaba muy convencida, pero, iba a dejarlo pasar pensando que eran cosas de su imaginación.

Él fue a la cabina de los baños de hombres y ella, al de mujeres. Había una mampara que separa ambos baños. Ella, ingresó y se encontró con que no había nadie allí, sin embargo, en el baño de hombres sí había más personas, algo que le llamó la atención.

******

—Está sucediendo de nuevo —dijo una de las dependientes del lugar a la dueña, hablando en voz baja.

—¿Qué es lo que sucede de nuevo? —Se arrimó a curiosear Kakashi cuando pasaba a su lado. Ambas mujeres dudaron, sus miradas se cruzaron y ahí mismo, estaba esa sensación de si era bueno o no dejarle saber a los inquilinos lo que sucedía.

—Las termas están encantadas —le dijo finalmente la dueña— es por eso que casi no tenemos mujeres huéspedes. Son sus víctimas favoritas.

—¿Y qué es lo que hacen? —preguntó curioso recordando lo que había sucedido con Fuyuki anteriormente.

—Hasta ahora, nadie ha salido herido si es lo que le preocupa. Y es por eso que no podemos hacer nada. Han reportado sombras, a alguien que las mira en las termas, pero nunca hay nada. Y se han llevado varios sustos por eso mismo. Con el tiempo, se corrió la voz y sólo vienen hombres aquí. La señorita es nuestra única huésped.
El ninja agradeció la información y se retiró saliendo de la posada y revisando los alrededores. Él no creía en fantasmas ni tampoco iba a creer que estaba embrujado, sino, que había alguien detrás de todo eso. Y aun con su ronda por los alrededores no halló absolutamente nada.

Entró y vio a Fuyuki dirigirse a su habitación y se acercó a ella poniendo una mano en su hombro y puso el grito en el cielo del susto. Hasta Kakashi se sorprendió de su actitud, que parecía andar como gato asustado por la posada.
—Lo siento, lo siento —dijo un poco nerviosa al verlo— creí sentir algo en las termas y me ha tenido mal eso. Me quedaré contigo —agregó agarrándose a su brazo. Ya no tenía interés en ir a su habitación ni pasar sola por la posada o las termas.

Antes de ver a Kakashi, se había sentido un tanto incomoda y meditaba la opción de irse, si cambió de parecer fue porque vio al ninja llegar y entonces, todo lo que estaba molestándole, había desaparecido de su cabeza… hasta ahora que volvían las sensaciones incomodas y el sentir que alguien la observaba todo el tiempo. Al menos, al estar con Kakashi se tranquilizaba lo suficiente como para no pensar en ello.

—Los muchachos estaban por pedir el almuerzo. Ve con ellos, hay algo que quiero confirmar —dijo abriéndole la puerta de su habitación donde habían puesto las mesas y ya tenían bebidas en ella.

Fuyuki hizo un puchero, pero se contuvo las ganas de decir algo… salvo una cosa. Lo tomó del cuello de la yukata y lo hizo acercarse más a ella, haciéndolo quedar a su altura, lo tomó apretando sus mejillas y le dio un beso en los labios, aun a través de su máscara.v
—Es un hechizo para la buena suerte —le dijo sonriente y agradecida por las molestias que se estaba tomando por ella.

Kakashi quedó rojo cual tomate maduro, totalmente erguido y al ver que sus compañeros vieron que ella lo había besado, la miró una vez más y decidió apurarse a ir a confirmar sus sospechas en las termas.

Hecho eso, ella entró un poco más tranquila y se sentó en frente de Yamato y Gai, quienes le ofrecieron una cerveza. En otro momento, habría dudado de aceptarla, pero ¿Qué era una cerveza? Estaba con amigos, celebrando y nada malo iba a pasar.

******

Kakashi volvió a la habitación y los vio brindando muy alegres. Se acercó y se sentó con ellos y casi tembló cuando vio la bebida en manos de Fuyuki. Ella apenas lo notó, se le sentó encima suya, lo rodeó con sus brazos por su cuello y frotó su mejilla contra él diciéndole lo sexy que se veía con la yukata y lo mucho que deseaba arrancársela con los dientes.

—Estás borracha ¿por qué dejaron que tomara? —preguntó él quitándole la lata de la mano.

—No estoy borracha —dijo arrastrando la r más de lo normal.

—Sí lo estás.

—No lo estoy.

—Di cucurucho —la retó el ninja.

—Cucu —hizo una pausa acomodando su cabeza en el hombro de Kakashi— mejor vamos a tu habitación y hacemos algo que no requiera hablar.

—Suena a una buena oferta —se rio Yamato alzando su lata de cerveza, brindando por ello.

Al ninja, eso no le pareció gracioso en lo absoluto y cuando sintió a Fuyuki morder el lóbulo de su oreja, supo que ya había llegado demasiado lejos.

—Vas a dormir la borrachera — le dijo pasando un brazo por su espalda y el otro por la parte posterior de las rodillas para llevarla de ahí.

—¿Te quitarás la máscara y me dejaras ver tu lunar? —preguntó en su oído y él saltó ¿En qué momento había visto su rostro?

Gai y Yamato lo vieron salir de ahí con un escalofrío recorriéndole la espalda cuando Fuyuki sopló en su oído. Ambos se contuvieron la risa al ver la reacción del ninja y luego de cerrar la puerta, siguieron en lo suyo.
—Te apuesto 100,000 ryou a que Kakashi no vuelve —dijo Gai a Yamato abriendo otra para de cerveza.

La llevó a su habitación, pensaba dejarla ahí y retirarse, pero sus planes cambiaron.

—Oye, no te quedes dormida —la regañó cuando la sintió respirar tan tranquila en su hombro. Así, había quedado abrazándolo sin darle posibilidad a moverse.

Así, no le quedó más opción que acostarse con ella en la cama al ver la incómoda posición con la que quedó y esperando que en algún momento lo soltara. Hubo un momento en que creyó que eso era posible y ella lo soltó, pero se aferró a su torso y entonces, dio la batalla por perdida. No le quedaba otra que esperar hasta que se despertara.



IndiceParte 2

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? ¡Tanto tiempo! Ando medio desaparecida, que el ánimo y las obligaciones me tienen en una montaña rusa. Pero aquí ando que hay que seguir con esto. ¿Y qué mejor forma que con una historia de mis amores?

Además, les cuento que ya empezó el Cadáver ewe Los que se unieron en la entrada anterior ¡muchísimas gracias! Y ya recibirán un correo mío cuando les toque escribir ¡A no desesperarse! Y a afilar los lápices, que hay para rato escritura.

Espero les haya gustado y les traeré la conti en estos días <3

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 2

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

7 Comments

  1. Citu 20 febrero, 2020 at 10:36 pm

    Uy me que de con ganas de más te mando un beso

    Reply
  2. campirela_ 21 febrero, 2020 at 7:07 am

    Claro que nos gusta y esperando la segunda parte ..Besos cielo .

    Reply
  3. Cyn Romero 25 febrero, 2020 at 11:40 pm

    Ohh, qué bueno. Espero mi turno entonces en Cadáver exquisito.
    Qué lindo que te anime el escribir fanfiction. Hace mucho que no escribo yo también, pero recuerdo que era un gustito diferente.
    Un abrazo enorme y que sigas bien.

    Reply
  4. Giancarlo 9 marzo, 2020 at 5:17 pm

    Se ve sensacional, me ha gustado mucho.
    ¡Un abrazo!

    Reply
  5. Jose Lezcano 17 marzo, 2020 at 12:57 pm

    Hola!
    A temporadas nuestra vida se sube a una montaña rusa y tan pronto estamos arriba como abajo. Lo importante es estar. Seguir intentando estar. Escribe, crea, así permaneces y avanzas. Estoy deseando leer el relato final de Cadáver Exquisito.
    ¡¡Un abrazo!!

    Reply
  6. Cath.Hartfiel 20 marzo, 2020 at 11:10 am

    ¡Soy fan de estos dos!
    Los adoro.
    Ojalá tu vida se relaje un poquito y puedas estar mejor.
    Un besico

    Reply
  7. El Demiurgo de Hurlingham 19 abril, 2020 at 10:50 am

    Hasta dormida, Fuyuki insiste en abrazarlo.
    Ahora iré a leer la continuación.
    Besos.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *