5
(1)
¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Ya voy avanzando un poquito más en este Inktober y ya me tomaré un parón para cuando llegué octubre, que está a la vuelta de la esquina, entonces, me dedicaré tan sólo al de este año. Y en una semanita nada más ¿Ustedes van a participar?
Día doce: ballena
Ballena
No entendía por qué su hijo entre tantos juguetes que tenía, había decidido tomar aquella ballena vieja y roída. Fuyuki tenía algunos de los juguetes de su niñez, algo de lo que Kakashi carecía por completo.

Kazuki apenas comenzaba a gatear, su hermana Anzu iba un poco más adelantada recorriendo distancias un poco mayores que él, más, Kakashi lo había visto moverse con entusiasmo por el suelo cuando vio la ballena entre las cosas viejas. Justo eligió uno de los peluches más viejos y rotos que sacó de la caja su madre.

El Hokage, con toda la paciencia del mundo, le ofreció otros juguetes: tenía un oso, un perro, que era personalmente, su favorito y hasta conejos, y ninguno de esos le gustaba, prefería la ballena que tenía una aleta desteñida y el ojo a medio salir.



Resignado a no poder quitárselo, decidió negociar con él, acostándose en el suelo y quedando a su altura, ofreciéndole algo que le gustara, pero ni siquiera con el puré de manzanas tuvo éxito. Y era de sus favoritos.

—Déjalo, ya se aburrirá y buscará otro—dijo Fuyuki riéndose al verlo tan empeñado en darle otro muñeco— ¿no tuviste un juguete que adoraras de niño?

—No que yo recuerde —dijo sentándose en el suelo viendo a Anzu acercarse a gatas, pues ella sí quería el puré de manzanas— leía mucho.

—¡¿Desde pequeño?! Que niño aburrido eras.

—Lo era —dijo sentando a su hija sobre sus piernas y dándole el puré, en eso que lo vio, Kazuki quiso lo mismo, empezando a hacer ruidos para llamar su atención, pero aún no dejaba el peluche de la ballena— solía ser bastante solitario, y eso se afianzó tras la muerte de mi padre.

Kakashi recordaba esos días, igual que ahora, prefería perderse entre las páginas de un libro, pero, había diferencias fundamentales en esos días y los de ahora. Podía dejar los libros y buscar por sí mismo compartir su tiempo con alguien más. De niño, eso era algo que no hubiese hecho, por el contrario, si podía estar solo, no lo dudaba.

Su esposa se acercó y lo abrazó por la espalda, dándole un beso en la mejilla. Luego, se sentó a su lado y tomando a Kazuki en brazos, le dio el puré que tanto quería. Kakashi sonrió y miró a su alrededor. Se había reconciliado con la vida, algo que no sabía cómo hacer, que le costó más tiempo y más dolor del que él mismo creía que era capaz de soportar, pero ahí estaba. Su suerte cambió de una forma que ni él mismo podía explicar.

—No quiero que pasen lo mismo que yo —dijo en un susurro al ver a los gemelos tan felices con tan poco ¡un puré de manzana y un peluche viejo! Y él se veía rodeado de tanta dicha que le parecía todo demasiado irreal. Lo bueno no solía durar en su vida y ahí estaba, con una familia, esposa, dos hijos: tenía un hogar.

Fuyuki tomó su mano cariñosamente y le dio un beso en el hombro antes de apoyar su cabeza en él.

—No lo harán. Eres un excelente padre, un ninja inigualable y un líder como ningún otro. No podrían tener un mejor padre.

Él no sabía qué decir, durante mucho tiempo, renegó de su existencia, de haber quedado vivo a través de tantas tragedias que había vivido. Con el tiempo, no encontró otra razón para vivir que ser ninja; con su puesto, su deber de proteger a cada miembro de la villa, pero ahora se daba cuenta de lo mucho que le había hecho falta una razón de peso, que no tuviera fecha de caducidad. Velaría por el bien de su familia.

Custodiado

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 5 / 5. Votos: 1

4 Comments

  1. Yessy 23 septiembre, 2019 at 1:49 pm

    !Que gran cuento, tú lo has hecho a la perfección. Es increible como cuentas historias tan bonitas. !Me encanto!
    Te dejo saber que ya me llegó el libro, !al fin! No se cuando, pero te haré una pequeña reseña.
    Saluditos

    Reply
  2. Citu 24 septiembre, 2019 at 12:04 am

    A veces solo nos queda encontrar nuestro sueño o inventar uno nuevo . Me encanta el personaje Kazuqui y el des u esposa. Te mando un beso

    Reply
  3. Giancarlo 29 septiembre, 2019 at 2:52 pm

    Estuvo genial el cuento, me gusto mucho como lo llevaste, ha resultado en una historia muy bella.
    ¡Un abrazo!

    Reply
    1. Roxanabr 30 septiembre, 2019 at 4:44 am

      Me alegro que lo disfrutaras.
      Gracias por pasar
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *