No te soñé – Capítulo 11

0
(0)
¡Hola a todos! ¿Cómo están? Ya creo que más cerca de actualizar todas mis novelas, así que le ha llegado el turno a ésta. Que voy lento pero seguro (?) Que además, vengo subiéndo algunas a mi perfil en Wattpad —cuando me acuerdo sinceramente, que no soy constante en esa plataforma :,D—, pero espero terminarlo en algún momento <3 Para los que quieran ver los capítulos anteriores, pueden ir aquí.

Capítulo 11
Kayla
Sophie parece tener buenas intenciones pero
quiere hacerle daño a Fei. No puedo permitirlo. El verdadero problema es que él
no ha vuelto desde ayer.
Lo he buscado por todos lados y no lo he
encontrado. No importa cuánto me esfuerce, Fei no está. ¿Se habría ido por
Sophie? Me siento mal. Lo extraño. Desde que llegué aquí no he imaginado el
momento en que pueda separarme de él. Pienso poco en Rick y en mi familia. No
los he olvidado pero siento que ya no es una prioridad volver a casa: mi
prioridad es quedarme con él. No puedo ¡no! No quiero dejarlo.
Volvimos al mediodía a encontrarnos, pero
ninguna había tenido suerte. Y aunque Sophie me ayudaba, tenía miedo de que
ella lo encontrase primero ¿Qué pasaría con Fei si eso sucedía? No quería
pensarlo, así que volví sobre mis pasos, intentando hallarlo en algún lugar.
Estaba cansada y con hambre pero no iba a detenerme por eso.
Me sentía deprimida. Y esto de correr sin
rumbo no me estaba haciendo mucho mejor, por el contrario, sentía que mientras
más tiempo pasará, más lejos estaba de encontrarlo. Y no quería pensar en eso
pero era lo único que me pasaba por la cabeza ¿y si ya era demasiado tarde? Él
era rápido, Atlético y sabía cómo no dejar rastros, así habíamos viajado juntos
durante todo este tiempo, como si no le gustara ser encontrado por nadie.
Caí al lado del descargo de una cascada y
sentí que eso fue suficiente para terminar de tirarme abajo: no lo iba a
encontrar. Quería ser optimista pero el panorama no pinta bien.
Me senté con las piernas contra mi pecó y
escondí la cabeza entre ellas.
No iba a volver a verlo.
—Ya estás llorando de nuevo—.
Reconocí esa voz. Reconocería esa voz incluso
debajo del agua.
Sé sentó a mi lado y yo lo mire sn dar fe de
ello. No me contuve en cuanto esbozo esa sonrisa a medias en su rostro y lo abracé.
Sé que no debía pero lo necesitaba: lo quería.
—Pensé que no ibas a volver— susurré ahogada
contra su pecho cuando sentí su mano sobre mi cabello. No pensé que él fuera a
darme ningún gesto en ese momento.
—No pensaba hacerlo— se sinceró —pero imaginé
que a estas alturas ya estarías llorando y desesperada—.
Me sonroje y aunque quise evitarlo, él hizo
que lo mirase.
Volvimos a la posada, Sophie me esperaba y al
ver a Fei, una mezcla de tranquilidad y seriedad se figuró en su rostro.
—Sé que algún día llegará el momento en que
no pueda controlarme. El demonio que hay en mi saldrá sin que pueda pelear con
él. Intentaré devolverte a casa antes de que eso suceda. Pero si no lo consigo—
y miró a Sophie —mátame—.
No sé qué fue peor: que Fei dijera eso o que
Sophie aceptara. Me sentí terrible y sabía que no podía hacer nada.
El miró las vendas en mis manos, siguiendo su
mirada, cuando vi que de nuevo, mi cuerpo se comenzaba a desvanecer. No quería
irme ya. Ya no quería hacerlo. Pero no podía moverme, quería estar con Fei ¡quería
quedarme con él! Lo pensaba con todas mis fuerzas cuando sentí sus brazos sobre
mí. Casi como una caricia con la yema de los dedos, apenas lo sentí. De verdad,
me sentía a desvanecer, hasta que su voz me trajo de nuevo.
Abrí los ojos y vi su mirada asustada. Me
sentía tan mal ¿qué haría si lograba volver a casa? En cuanto Fei lo dijo,
sentí que todos mis deseos de regresar se habían esfumado desde hace tiempo.
Quiero quedarme aquí. Sin importar qué, me
quedaré con Fei.
No sé qué es esa fuerza que me lleva. Nunca
me había sentido así en mi mundo ¿será que es esa la forma de volver? ¿Desvaneciéndome?
¿Sera que siempre ha sido mi manera se volver? No quiero, al menos no por
ahora, eso es seguro.
Sophie viaja con nosotros. Estamos en
búsqueda de aquella mujer. Nos ha explicado bastante sobre ello. Y me ha
contado sobre los jinetes. Me pregunto, si soy capaz de dominar al demonio de
Fei ¿seré capaz de hacerlo desaparecer? Él podría vivir tranquilo de esa
manera. Podría ser Fei feliz, sin tener que preocuparse de alejarse del mundo o
morir por ello.
Quiero hacer algo por él. Lo que sea. Pero
debo aprender y cuando aprenda ¿lograré salvarlo?

<<Capítulo 10                                                                                                             Capítulo 12>>

Espero les haya gustado <3

¡Se cuidan!

Bye!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 0 / 5. Votos: 0

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

8 Comments

  1. Mia Lozano 25 agosto, 2016 at 8:55 am

    Oioioioiiii! ¿Lo salvará?
    ¡Muy intrigante!

    ¡Un abrazo!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 26 agosto, 2016 at 3:54 am

      Y quedan un par de capítulos para averiguarlo (?)

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply
  2. Kath Hartfiel 25 agosto, 2016 at 10:38 am

    Oh, que tierno. Si es que Fei es un amor. También me declaro fan oficial de él <3
    Un beso!!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 26 agosto, 2016 at 3:54 am

      ¿Verdad que sí? Le faltaba sociabilizar un poco nomás <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Reply
  3. El Demiurgo de Hurlingham 4 septiembre, 2016 at 2:33 pm

    Da la sensación de que el traslado de Kayla a vaya saber donde no fue casual, que tiene la misión de evitar la transformación a demonio. Es demasiado casual que ella parezca tener ese don.
    Bien contado.

    Reply
  4. J.P. Alexander 15 enero, 2017 at 3:09 am

    Uy me gusta el amor que Kayla tiene por Fei. Adoro tu historia

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *