0
(0)
¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? ¡Vuelvo! Quiero creer que estoy volviendo con mi mejor y mi peor historia, como diría Benedetti. ¿Y que mejor que terminar el año sumándome a la última convocatoria de los jueves del 2018? 
Esta semana, nos conduce Dorotea y nos reta a tomar cuentos clásicos (nos da una lista de ellos) y hacer un cambio para que quede un giro sorprendente en ellos. Yo elegí el de Caperucita roja, porque… voy a serles totalmente sincera ¡no conocía los cuentos que estaban listados! Salvando Hansel y Gretel. De niña, mi madre inventaba historias para hacerme dormir, quizás, de ahí viene esto de que salvo los más conocidos y que por esas cosas de la vida, llegaron a una versión impresa en alguna antología infantil, pues, nada XD me siento una ignorante. Así que acabado todo, buscaré los demás cuentos y me pondré al día.
Los invito a leer a los compañeros por aquí.


Me excedí un poquito con las palabras, pero hacía falta para la historia >.< así que mi disculpo desde ahora.
Caperucita roja
Todos
conocen la historia de Caperucita roja, sin embargo, conocen la versión contada
por los hombres. Nunca nadie se tomó el tiempo de preguntarle a los lobos qué
fue lo que pasó en realidad. O Caperucita.

La niña
iba al bosque a visitar a su abuela. Tenía que llevarle una canasta con comida
que su madre le había dado. Sin embargo, tenía la advertencia de ir por el
camino que ella le había marcado, sin desvíos ni distracciones. Vi a la niña de
lejos en una de mis cacerías. Los humanos suelen visitar esos caminos de manera
seguida, creen que es el más seguro por ser el más conocido. No saben que entre
lo que todos conocen, corren más riesgos que yendo por uno diferente.

Seguí en
lo mío, llevando el conejo en la boca cuando vi a Perla acercarse a la niña. Ella
era muy amigable con los humanos cuando sabía que eran potencialmente
peligrosos. Teníamos por costumbre, mantenernos alejados de ellos, con sus
armas y su creciente deseo de conquista y destrucción, nosotros nos manteníamos
ocultos en nuestras tierras, lejos de ellos. Pero había algunos como ella, que
rompían esas normas y de vez en cuando, nos veían.

Corrí hacia
ella y me quedé escondido entre los arbustos, no muy lejos, cosa de que
sintiera mi presencia y dejara a esa niña en paz. Ella me miró, sus ojos
brillaron y me mostró los colmillos antes de volver a hablar con ella: tampoco
tenemos permitido hablar con ellos. Tan sólo, nos limitamos a aullar en su
presencia, jamás deben enterarse de que podemos 
entenderlos.

Al rato
volvió y la niña se fue por el atajo del bosque.

—Si seguía
por ese camino, se iba a encontrar con unos bandidos —dijo Perla antes de que
le preguntara nada y paso con la cola erguida y sacando pecho delante de mí. Volteó
y desprevenido me tomó que arrancó al conejo de mis fauces y se lo llevó. No tuve
más remedio que perseguirla pues se llevaba mi cena.

La perdí un
momento y llegando a la piedra cóncava que usábamos de guarida, no volví a
verla. Pero encontré el conejo en la entrada, sin embargo, Perla no estaba ahí.

Seguí su
rastro y me llevó de nuevo hacia el atajo: la niña.

Rodé los
ojos y seguí con mi olfato el camino que ella había dejado marcado. La niña
había llegado a la cabaña, podía sentir su rastro, pero había algo más: los
gruñidos de Perla en el interior de aquella vivienda. No podía entrar por la
puerta, así que rodeé la casa y entré por la ventana abierta que daba a la
cocina. Derrapé al llegar al pasillo y entrar a la habitación. Lo había sentido
y quizás, por eso ella había vuelto por la humana: los bandidos.

Perla mordió
a uno de ellos en el brazo y estaba luchando por quitárselo cuando otro de
ellos la atacó en el cuello. La niña había sido atrapada por uno y la anciana
estaba en la cama inconsciente o muerta. Quién sabe: tan sólo me importaba
Perla.

Salté encima
del bruto que la había atacado y le clavé los colmillos en el cuello. Le arranqué
un pedazo mientras gritaba y apoyándome en la espalda, tomé impulso y salté
cayendo encima del otro que Perla había mordido. No fue el cuello, fue justo a
su entrepierna que tiré un mordisco hasta arrancarle parte de sus ropas
mientras él se retorcía y sangraba diciendo maldiciones en el suelo. No hizo
falta el tercero, cuando lo miré con las fauces ensangrentadas y di un paso
hacia el frente, tiró a la niña al suelo como quien se deshace de una carga
pesada y corrió. Me acerqué a Perla que ahora, se veía teñida por su propia
sangre, ella que siempre había sido un manto blanco y brillante, se volvía de
color carmín y oscuro.

La moví
con mi hocico intentando que reaccionara. Lamí su cara, pero no abría sus ojos.
La llamé entre aullidos: Perla no reaccionaba.

La niña se
acercó y esa tela que llevaba en su cabeza de color rojo, la apretó alrededor
de su cuello y me miró con esos ojos que piden perdón sin decir palabras.

La cargué
en mi lomo y salimos de ahí.

Perla jamás
despertó.
Jamás
volvimos a hablar con los humanos. Tenemos prohibido aconsejarlos y mucho más,
salvarlos.

De paso y aprovechando el espacio, me gustaría invitarlos a que se sumen a un directorio de blogs hispanos. Esta iniciativa es de mi queridísima Berii y tiene como objetivo hacer una recopilación de blog en español, organizados por países ¡es divino el proyecto que tiene! Y como siempre, están más que invitados a sumarse o pasar a ver a los que ya están ingresados ahí. Somos poquitos ¡pero va a crecer! Así que los invito a hacer clic justo aquí.

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 0 / 5. Votos: 0

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

36 Comments

  1. Campirela_ 28 diciembre, 2018 at 10:03 pm

    Buenas amiga nos has dejado una versión un tanto peculiar me ha gustado que el lobo hablara con los humanos aunque durara solo por un tiempo y que él salvará aún sin éxito a Perla ….el cuento cambió el lobo no fue el malo ..
    Un fuerte abrazo y de paso te deseo un feliz Año Nuevo abrazos con cariño.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 15 enero, 2019 at 10:57 pm

      Me gusta eso, precisamente ¡tan lindo sería entender a los animales! Yo nunca creí que el lobo fue el malo, sólo necesitaba comer (?) Los malos fueron los humanos >.<
      ¡Un abrazo!

      Reply
  2. Dorotea 28 diciembre, 2018 at 10:03 pm

    Interesantísimo enfoque el tuyo! Caperucita vista por los lobos, una historia de amor entre lobos, lucha y acción… Muy entretenido y novedoso. Gracias por participar y un abrazo navideño

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 15 enero, 2019 at 10:59 pm

      ¡Gracias a ti por este reto! Ha sido divertido reimaginar el cuento.
      ¡Un abrazo!

      Reply
  3. Tracy 28 diciembre, 2018 at 11:40 pm

    Hemos coincidido en la elección del cuento, ¡ay que ver cuantos finales se le pueden dar a una mima historia!
    Me gustó tu original terminación.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 15 enero, 2019 at 10:59 pm

      ¡Ciertamente! Una misma historia con un enfoque diferente ¡puede dar cosas muy interesantes!
      ¡Un abrazo!

      Reply
  4. El Demiurgo de Hurlingham 29 diciembre, 2018 at 1:56 am

    Estuve pensando en una versión sobre este cuento. Pero no surgió.
    Me gusta que los lobos no sean los malos. Y que la loba Perla haya sido tan heroica, aun al costa de sacrificarse. El lobo protagonista la extrañará.

    Besos.
    Feliz año nuevo.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:36 am

      La convocatoria no fue fácil >.< además, me gustó mucho la versión que le diste al cuento que elegiste <3 creo que te quedó de anillo al dedo.

      ¡Muchos besos!

      Reply
  5. El escritorio de Jandrés 29 diciembre, 2018 at 12:01 pm

    Dice un refrán que nada es verdad ni mentira, que todo depende del cristal con el que se mira. Y qué cierto es si antes de enjuiciar tuviéramos la paciencia de ponernos en el lugar del otro. Menos mal que tan solo es un cuento… como el otro. Felicidades y gracias por tu particular aportación. Feliz año 2019 por llegar. Un abrazo.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:36 am

      Y sí, menos mal que es sólo eso XD muchas gracias, me alegra que te haya gustado.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  6. Magade Qamar 29 diciembre, 2018 at 3:09 pm

    Siempre nos han contado una versión. Igual no era el lobo tan malo. En realidad, no lo es pero… interesa que sea. Ya vemos en tu cuento. Siempre hay alguien que se lleva la peor parte aunque no le corresponda.
    Me ha gustado mucho esta versión tuya aunque haya ese punto triste y el motivo, ¿por qué no? de que los lobos aúllen y no hablen.

    Un beso enormes y que tengas un magnifico Año Nuevo 🙂

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:37 am

      Y es que, por cuestión de moraleja, uno debía ser el malo y al lobo le ha tocado la peor parte, pobrecito.
      ¡Un besito!

      Reply
  7. Mar 29 diciembre, 2018 at 5:52 pm

    El hombre es el animal más fiero y dañino, sin duda. Un animal actúa por su instinto de supervivencia, el hombre no.
    Me gustó tu prespectiva del lobo.

    Bss.

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:38 am

      Tú lo has dicho, Mar. Aunque este lobo iba bien concienzudo.
      ¡Un abrazo!

      Reply
  8. Sung 30 diciembre, 2018 at 12:16 am

    ¡Hola!

    Si que le diste un gran giro a la historia y fue arrebatador, me da penita como terminó Perla, no lo merecía para nada u-u

    Excelente historia como siempre, la amé. ¡Felices fiestas!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:38 am

      De verdad, también me da cosita cómo ha terminado, pero tenía que tener un final así.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  9. Cath Hartfiel 30 diciembre, 2018 at 11:27 am

    ¡Hola guapa!
    Me ha encantado la cita de Benedetti, muy bonita. Y quizás también me la pueda aplicar.
    La historia me ha parecido muy bonita, triste e interesante. Curiosa forma de contar el cuento, me ha gustado.
    Un besito

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:39 am

      Benedetti es genial para sus frases, citas, para todo ¡qué gusto que la hayas disfrutado!
      Muchas gracias <3
      ¡Un abrazo!

      Reply
  10. Ana Radulovic 30 diciembre, 2018 at 6:29 pm

    What a beautiful post!
    Your blog looks lovely, dear!

    Following you, would you like to follow me back?
    My blog

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:40 am

      ¡Gracias! Esta también va a mis pendientes XD
      ¡Muchos besos!

      Reply
  11. Cyn 31 diciembre, 2018 at 2:27 pm

    Ohhh… hermoso y agridulce relato. La verdad es que el cuento original de Caperucita, con la forma en que muere el lobo, nunca fue de mi agrado. Para mí, el encanto se queda en las preguntas de la niña al lobo disfrazado. Luego todo pierde la gracia, con el leñador.
    Tu versión está mucho mejor, es más creíble.
    Tengo que darme una vuelta por ese directorio de blogs, así sumo el mío.
    Que tengas un muy feliz 2019. ¡Besos!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:41 am

      Creo que realmente, es lo mejor del cuento, que yo tuve que volver a leerlo porque sólo recordaba la parte que mencionas xDDDDD y eso que he visto varias versiones de caperucita, pero nada, creo que sólo eso es lo que llama la atención.

      ¡Un abrazo!

      Reply
  12. Dafne Sinedie 1 enero, 2019 at 12:07 pm

    ¡Genial Relato, Roxy! Aunque se me encogió el corazón con el final de Perla y el lobo protagonista.
    Yo también tengo mi versión del cuento, escrito hace unos años. Se llama "El lobo" por si te apetece buscarlo en el Aevum y leerlo 😉
    Te deseo muy feliz Año Nuevo 2019
    ¡Y por muchos años más!
    Un besazo

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:42 am

      ¿En serio? ¡Qué genial! Ahorita mismo voy a ver esa versión tuya <3
      ¡Un abrazo!

      Reply
  13. El diario de Yuuki 3 enero, 2019 at 2:08 pm

    ¡Hola Roxy! Si, pues has hecho un giro inesperado. Me gustó el camino de la historia, diferente, porque culpaban al lobo pero a veces los humanos somos peores que los animales, así que lo entiendo totalmente
    Me ha gustado muchísimo
    Creo que conocía la iniciativa pero paso por si las moscas de nuevo jaja
    Un beso

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:45 am

      Yo no comparto algo: los humanos son siempre peor que los animales, no a veces xDDDDD me encanta que o hayas disfrutado. Ojalá te sumes también.
      ¡Un beso!

      Reply
  14. Yessy kan 3 enero, 2019 at 3:11 pm

    !Oh wow! Me encanta esta versión, este cuento es mucho mejor que el original. Un lobo que habla con los humanos y tratan de proteger a la niña, y esa muerte de Perla al final como una heroína. También yo tengo una version diferente de Caperucita. Un giro verdaderamente fantástico! Te deseo un hermoso y prospero año nuevo!!
    Abrazo!

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:46 am

      ¡Gracias! Voy a terminar creyéndolo de leerlo tanto <3 Voy a buscar esa versión de Caperucita, que me da curiosidad leerla.
      ¡Ten un bello año también!
      ¡Un abrazo!

      Reply
  15. Sakuya Aikawa 3 enero, 2019 at 10:44 pm

    (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Primero que todo te deseo un feliz 2019 espero te vaya super bien este año :DD

    Con respecto a la historia pues me ha gustado bastante es una historia diferente y curiosa de la Caperusita incluso me gusto más que la original (Esa que nos cuentan en los cuentos) muy bien hecho, y no importa que te hayas pasado con las palabras porque la historia valió mucho la pena.

    Espero puedas pasarte por mi humilde espacio ♥

    穛 S4Ku SEK4i®

    Reply
    1. Roxana B Rodriguez 17 enero, 2019 at 3:47 am

      Igual para ti <3
      ¡Me alegro que lo hayas disfrutado más que al original! En serio, me ha puesto muy feliz leer eso (y más varias veces).
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *