4.8
(5)
Hasta que la muerte nos vuelva a unir
El aire soplaba entre la rendija de la ventana como si fuera un alma en pena que gritaba encima de su cama. Desde que se acostaba en la cama, lo escuchaba, cerrando los ojos para no verla. Llevaba cinco años muerta y aún dormía a su lado. Todas las noches su espíritu se acostaba a la par, reclamando el lugar que le había pertenecido durante tantos años.

El frío se colaba entre las sábanas y él apretaba los ojos con más fuerza. Nunca había sido creyente, pero en ese momento, pedí ayuda a cualquier fuerza superior que existiera… y nunca tenía éxito.

—Cariño ¿estás dormido? —le preguntaba todas las noches, rozando los dedos en su rostro.

Y él fingía dormir con los miedos bien despiertos.

—Cariño ¿Me escuchas? Sé que no duermes —insistía a veces y jugueteaba con su cabello, sentía las yemas pasar por los mechones de cabello o rozar su cuero cabelludo. Y de haber abierto los ojos, habría visto la sonrisa traviesa, la misma que siempre le dedicaba en vida.

Él insistía que era un sueño, el que deseó siempre y ahora, se arrepentía de que se cumpliese.

—Cariño. Cariño. Cariño —repitió al alba. El perfume a jazmín que usaba llegó a su nariz y dormitando, abrió los ojos.

Ella sonrió.

Él se sintió feliz por un breve momento, hasta que el rostro de ella se desencajó y su mandíbula cayó hasta el pecho. El espíritu saltó encima de él, lo poseyó, lo devoró.

Días más tarde, un amigo fue a su casa, preocupado de que no hubiese vuelto a su trabajo. El olor nauseabundo se colaba por las rendijas de las ventanas y la puerta. Golpeó varias veces, con vehemencia como con preocupación. Pero el tiempo pasaba y no había rastros de nada.

Con la corazonada de que algo había sucedido y con la peste metida en su nariz, rompió la ventana más grande y limpió los vidrios para poder entrar. Gritó su nombre varias veces y siguió el olor a podrido hasta llegar a la habitación.

Se dio la vuelta y vomitó al ver el cuerpo podrido en la cama, con el miedo grabado en los huesos y los restos de carne podrida cayéndose a pedazos entre moscas, gusanos y otros insectos.

Se escuchó una risa de mujer y el viento volvió a silbar en la habitación, tirando al suelo el retrato de la feliz pareja.

La muerta ya los había unido. Y nada los iba a separar.



¡Hola, hola a todos! ¿Cómo están, mis amores? Espero que de maravilla y la cuarentena los esté tratando bien a todos.

¡Vuelvo a los jueves! Hace rato que vengo perdiendo convocatorias porque no me centro lo suficiente en escribir ¡pero a esta no la pierdo! Apenas la leí, ya sabía qué es lo que iba a escribir.

Por supuesto, también los invito a leer a los compañeros con más relatos góticos por aquí.

Espero lo disfruten

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos 4.8 / 5. Votos: 5

¡No hay votos! Sé el primero en decir que te gusta

17 Comments

  1. Citu 27 mayo, 2020 at 10:32 pm

    Buen relato hasta algo de miedo me dio. Te mando un beso

    Reply
    1. Roxanabr 27 mayo, 2020 at 11:29 pm

      ¡Qué gusto! Me alegra que lo disfrutaras.
      ¡Un abrazo!

      Reply
  2. El Demiurgo de Hurlingham 27 mayo, 2020 at 11:04 pm

    Una muerta, que parecía estar enamorada. Y resultó peligrosa. Lo tentó hasta que él abrió los ojos. Y entonces reveló sus intenciones.
    Bien lograda la atmósfera del relato.
    Un gusto volver a leer un relato juevero tuyo.
    Besos.

    Reply
    1. Roxanabr 27 mayo, 2020 at 11:30 pm

      Era un lobo con disfraz de cordero, casi literalmente. Me alegra que te gustara ¡Un gusto volver a participar! Extrañaba sumarme a las convocatorias semanales.
      ¡Besos!

      Reply
  3. mag 28 mayo, 2020 at 6:13 am

    ¡Santo Dios! No debió de vivir muy tranquilo ese hombre. Era un amor obsesivo aquel, pero un amor dañino. No estaba ahí para apoyarlo, cuidarlo desde el otro lado, como se supone hacen las almas buenas que quedan en trance. Estuvo, de modo egoísta, hasta el último de sus días y se lo llevó de la forma más cruel.
    Un relato magníficamente aterrador.

    Muchísimas gracias por tu aporte, por participar en esta convocatoria. Ha sido un placer compartir contigo.
    Un beso enorme. Nos vamos leyendo.

    Reply
  4. Campirela_ 28 mayo, 2020 at 6:24 am

    Me alegro que vuelvas a estar los jueves y bueno que decir que tu texto , me ha tenido en vilo y no esperaba menos de ti ajjaj .genial cielo le has dado tu toque especial ..
    Te deseo un buen fin de semana y sobre todo que te encuentres bien ,,besos .

    Reply
  5. María Dorada 28 mayo, 2020 at 2:51 pm

    He intentado publicar varias veces un comentario y no me dejaba porque no podía poner el enlace abajo, a ver si ahora hay más suerte.

    Tu relato sí que produce escalofríos y da miedo, me has hecho visualizar el ambiente, está genial escrito, me ha encantado y me alegra un montón que hayas regresado.

    Un beso enorme.

    Reply
  6. Mónica Frau 28 mayo, 2020 at 4:20 pm

    Siempre he dicho que hay que ser muy cuidadoso a la hora de desear… y jamás jugar tentando a los muertos! jeje muy buen relato. saludos!!

    Reply
  7. Amando 28 mayo, 2020 at 7:42 pm

    Es curioso como me has trasladado hasta la habitación….y qué miedo como lo que parecía amor se convirtió en muerte…
    Me ha gustado un montón.
    Un besazo

    Reply
  8. Tracycorrecaminos 28 mayo, 2020 at 9:28 pm

    ¡Qué horror!
    Te tendría que haber leído por a mañana, ahora cualquiera se mete en la cama.

    Reply
  9. DUlCE 28 mayo, 2020 at 11:27 pm

    Eso sí que es amar hasta la muerte, tétrico relato que cumple su cometido. Te quedó perfecto. Gracias por tu visita a mi blog.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    Reply
  10. Alma 29 mayo, 2020 at 10:15 am

    Hemos coincidido en inspiración parece… me pareció genial tu relato.

    Un beso.

    Reply
  11. Mujer de Negro 30 mayo, 2020 at 1:21 am

    Aterrador, cuidado con lo que se desea …
    Beso

    Reply
  12. Albada 30 mayo, 2020 at 3:58 am

    Desear tiene que hacerse con cuidado, porque hay sueños y deseos que se cumplen

    Un gusto leerte. Un abrazo

    Reply
  13. Mar 30 mayo, 2020 at 3:25 pm

    Que egoísta esta difunta!! Si tanto amaba a su marido, debería haberlo dejado vivir, a fin de cuentas, tiene toda la eternidad para estar con él cuando llegue el momento. Creo que el pobre sabía el riesgo que corría cada noche…

    Bss.

    Reply
  14. Yessy 2 junio, 2020 at 9:04 am

    Hola Roxana
    Como estas?
    !Holy Moley! Es un relato estupendo y como todos lo que escribes. Si que sabes transmitir cómo llegar a la emoción del lector. Es aterrador, pobre hombre lo que debió pasar. Menos mal que para bien o para mal ya está con ella.
    Un abrazo y que tengas un bello dia

    Reply
  15. Maria Jose 3 junio, 2020 at 3:34 am

    Un relato tétrico y muy bien llevado. Felicidades. Un abrazo

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *