¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de maravillas ¡por fin he podido retomar este reto! Llevo bastante atrasada, que en el servidor hay más de treinta y apenas si he hecho algunos >.< y es que tengo tantos retos que ni sé por donde empezar.

Me puse a leer el listado de todos que pueden encontrar aquí y me inspiré con el siguiente:
Los investigadores médicos están tratando de hacer que las personas vuelvan a la vida después de haber estado muertas durante treinta minutos o incluso una hora y darles una recuperación completa. Su experimentación no es ética y / o conduce a alteraciones extrañas en los cerebros de las personas.
Resurgir de la muerte


Llevaba décadas obsesionado con revivir a los muertos. Su esposa lo dejó con el pasar de los años. Él ya casi ni pasaba por su casa, se quedaba hasta altas horas en el laboratorio y en cuanto empezó a saquear la morgue de los hospitales, ya sabía que no encontraría vuelta atrás.

Y nada de eso fue un impedimento para que siguiera con su experimentación.

Él necesitaba algo sencillo: mantener las funciones cerebrales antes de que el cuerpo entrara en el rigor mortis, así, evitaría la prematura descomposición y de esta manera, le ganaría a la muerte. Por eso, era importante que fueran personas que acababan de morir.

Convirtió su auto en una especie de sala de emergencias, que ahí es donde le daba las primeras “reanimaciones” a sus pacientes. Entonces, cuando ya los dejaba con signos vitales, conducía de nuevo hasta su laboratorio, cubriendo cualquier rastro que lo delatara.

Sin embargo, aun con toda la investigación, con todas las horas sin dormir e incluso, sin comer, metido entre esas cuatro paredes y químicos peligrosos, no lograba dar con la cura a la muerte. Lo más que había conseguido era devolverlos por media hora, una hora al menos. En ese momento, las funciones cerebrales parecían volver, aunque ni uno sólo de ellos llegó a abrir los ojos.

Experimentó a partir de ese momento en que lograba “revivirlos” con doscientas seis personas, sin obtener resultados positivos, más allá de lo poco que avanzó en décadas.

Estaba cerca ¡podía sentirlo! Palpaba su triunfo sobre la muerte desde hacía tiempo, tan sólo, tenía que lograr que abrieran los ojos y cuando lo hicieran, sabía que lograría traerlos a la vida por completo.

Cambió unos cuantos cálculos, algoritmos y químicos para mantener el cuerpo en buen estado y lo llevó a la práctica una vez. Hizo como acostumbraba: robaba el cuerpo más reciente de la morgue y lo llevó una vez más a la sala de experimentos y una vez el cuerpo estuvo inyectado y conectado tal y como lo llevaba escrito en sus cálculos y procedimientos, se sentó a esperar.

Sentía que sangre se había transformado en ansiedad. Por una vez, podía tener la solución a la muerte ¿a cuántas personas ayudaría? No habría que preocuparse por morir si finalmente podían traerte a la vida con facilidad. Por supuesto, tendría que seguir mejorándolo al punto de que la resucitación fuera inmediata. Imaginaba que no debería tardar más de quince minutos en surtir efecto. No obstante, en las fases de prueba, el tiempo variaba. Y lo iba a reducir. Dedicó su vida a ello y lo lograría.

Se despertó a las cuatro y media de la madrugada por los ruidos del laboratorio. Los tubos de ensayos, probetas y vasos de precipitado yacían rotos en el suelo y el olor de los químicos hacía difícil respirar en la habitación, razón por la que tenía que ir cubriéndose la nariz y buscando sus anteojos para que sus ojos no padecieran por los gases nocivos. Tan pendiente estaba de ello que no se dio cuenta de que la camilla donde residía el cadáver estaba vacía. Los cables tirados, la bolsa de suero se había derramado en el suelo dejando un charco.

Su corazón bombeó con fuerza, hubo algo que se reveló en él cuando pensó en que la chica estaba viva. Se rio pletórico y corrió por los pasillos del laboratorio, encendiendo las luces. Había habitaciones que hacía años que no usaba, tan sólo, las principales en donde llevaba a cabo su experimentación.

Y aunque la buscaba, no logró hallarla hasta que el ruido metálico lo alertó tomando rumbo hacia las salas que daban al jardín. Escuchó el ruido fuera de lo ordinario, sonaba como un animal comiendo y al encender la luz, la vio de cuclillas arrancando con los dientes la carne putrefacta de los cadáveres. La sangre coagulada manchaba sus labios, mejillas y manos y se enredaba en sus dientes dando una imagen grotesca.

Él tembló. Jamás imaginó que en toda su experimentación, pudiera surgir algo tan monstruoso como eso. Debían volver como humanos, como humanos.

Su cuerpo quedó paralizado ante su horrible creación hasta que ella se levantó con pasos torpes y duros: el rigor mortis no había desaparecido por completo del cadáver, y andaba como si estuviera atrofiada.

Él grito que dio el científico se ahogó en su garganta. Sabía que debía correr, pero apenas su cuerpo se movió emitiendo unos temblores y para cuando logró reaccionar, fue tarde. Le arrancó un pedazo de la yugular con los dientes.

Años más tarde, el laboratorio fue subastado. Los nuevos dueños fueron a visitarlo para hacer la limpieza y ponerlo en funcionamiento una vez más. Y allí vieron a la horrenda criatura que la ciencia engendró.

Espero que lo hayan disfrutado <3

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

14 Comments

  1. Campirela_ 29 mayo, 2019 at 5:17 am

    Un relato estremecedor pero no vas mal encaminada ..Creo que hay que hacer investigación para mejorar la calidad de la vida del ser humano y procurarle una vida digna y no sufrimiento pero de eso a querer ser dioses no..hay que vivir y morir pero todo ello con dignidad ..
    Un muy buen relato donde se lee que no todo vale .
    Un fuerte abrazo querida Roxana , está hecha toda una escritora pero muy buena ..y no sabes lo que me alegro ..Un besote grande guapa y sigue así ..ante todo espero que estés bien y kos tuyos tan bien .

    Reply
    1. Roxanabr 29 mayo, 2019 at 6:30 am

      Sin duda alguna, esto de jugar a ser dioses tiene su precio y este científico ha pagado el más caro de todos. No creo que alguien se anime a ello tan fácilmente tampoco.
      Lo cierto es que sí, hay que aceptar que hay ciertas facetas de la vida que no se pueden cambiar, que eso es lo que hace a la vida interesante después de todo.
      Gracias por pasarte, es un gusto leerte <3 Espero que tengas una bella semana.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Reply
  2. El Demiurgo de Hurlingham 29 mayo, 2019 at 10:54 am

    Muy bien. Me recordó a Hebert West Reanimator, cuento de Lovecraft.
    Incluso el protagonista tiene algo de los obsesivos investigadores del escritor del Necronomicón.
    Besos.

    Reply
    1. Roxanabr 30 mayo, 2019 at 5:48 pm

      No leído ése, pero ahorita mismo voy a buscarlo, que me has intrigado.
      ¡Besos!

      Reply
  3. Sakuya Aikawa 29 mayo, 2019 at 6:37 pm

    (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Creo que sería realmente hermoso poder revivir a las personas, es un texto que he encontrado muy curioso y sorprendente, de hecho me hizo recordar una película pero no me acuerdo el nombre donde los chicos hacían como una investigación de que veían cuando morían y luego se traían a la vida era como de doctores creo, pero en fin el tema es que este texto me recordó a eso. Muy buena lectura.

    Te invito a visitar mi humilde espacio ♥

    穛 S4Ku SEK4i®

    Reply
    1. Roxanabr 30 mayo, 2019 at 7:07 pm

      Realmente, sería muy lindo poder volver a ver a esas personas que extrañamos tanto

      Reply
  4. Cath.Hartfiel 30 mayo, 2019 at 1:40 pm

    Hola guapa.
    Que tétrico, pero ha estado muy bonito.
    Me ha gustado mucho.
    Por cierto me encanta tu blog, está super bonito.
    Un besito

    Reply
    1. Roxanabr 30 mayo, 2019 at 7:08 pm

      ¿Verdad que sí? Es que en estas cosas, siempre hay algo bien turbio por atrás.
      ¡Gracias! Me alegra que te guste.
      ¡Un besito!

      Reply
  5. Yessy 30 mayo, 2019 at 6:26 pm

    Magnifico, tétrico y espeluznante relato.
    Sin saber le dio vida a un ” monstruo”, un ser que fue creado por la ambición de un científico y esto los condenó a ambos. Parece que los cientificos no estan tan lejos de lograr vencer la muerte, puesto que han demostrado que es posible mantener durante horas cuerpos en un estado de “animación suspendida”. Tu relato me ha recordado a la célebre Mary Shelley.
    Abrazo!

    Reply
    1. Roxanabr 30 mayo, 2019 at 7:11 pm

      He visto algo de eso, que logran recuperar las funciones vitales, sin embargo, creo que el cerebro llega a ser el mayor obstáculo de ellos, que es lo que no llega a ‘funcionar’ como debería.
      Gracias ¡y qué cumplido con eso!
      ¡Un abrazo!

      Reply
  6. Citu 31 mayo, 2019 at 12:38 am

    Uy muy buen relato hasta miedito me diste.

    Reply
    1. Roxanabr 31 mayo, 2019 at 4:32 pm

      Misión cumplida (?) me gusta cuando mis cuentos de terror asustan, más cuando no estoy tan segura de ello.
      ¡Un abrazo!

      Reply
    1. Roxanabr 4 junio, 2019 at 2:47 am

      Que alegría que lo hayas disfrutado.
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *