Sueños de tinta: Traeré el infierno

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Yo bastante bien, que ya últimamente, ando bastante desaparecida. Y para regresar con todo (y espero, quedarme por más tiempo en esta ocasión), tengo un reto cumplido 🙂 No es de los cincuenta y dos días, que ese me va a quedar pendiente, sino que es del servidor que llevo con Berii: Sueños de tinta, una servidor para escritores y lectores <3 El reto del mes de noviembre era escribir basándonos en una noticia y con un grupo de palabras que serían. sorteadas. La noticia que yo elegí es ésta y las palabras que me tocaron fueron tres adjetivos damnificada, jerarquizado y químico. Nada, pero nada sencillo con lo que elegí ¡pero ahí estaba el reto! Y tenía de entrada pensado en hacer algo macabro con la noticia, así que espero, lo disfruten.
Traeré el infierno
El sistema estaba jerarquizado y la única manera de poder llegar a tener el respeto de sus superiores y poder llegar a ser parte de la élite del culto era haciendo algo grande, lo suficientemente grande como para
poder ganarse su respeto.
Él, como nunca nadie lo había hecho, consiguió traer todos los sacrificios necesarios para poder realizar la invocación del demonio. Cinco personas, tres mujeres y dos hombres, todos llegaron gracias a él. Normalmente, los novatos eran quienes se encargaban de esa tarea: traían a quienes donarían su sangre a la oscuridad para dar nacimiento a un bien mucho mayor. Y sólo cuando eran capaces de hacerlo, eran considerados un miembro de la organización, aunque pasaría mucho tiempo antes de poder contar siquiera, con el respeto de sus superiores,
aquellos que usarían la magia adquirida para conseguir fines mucho más grandes: el control de todo era su meta y la magia negra su medio.
Daniel, llevaba un año en aquel culto que, por respeto a sus miembros, se llamaba organización. Él era un químico que no tenía mayor repercusión en su trabajo. Todo lo que hacía, le salía mal. Pero oyó de ellos y
le prometieron que, si los ayudaba a conseguir sus fines, él iba a conseguir ser uno de los más respetados en su área.
Y no lo dudó ni un momento.
Tarde se dio cuenta de que él estaba dispuesto a todo por el éxito: matar, sacrificar, incluso, si le pedían que despellejara vivo a cualquiera de ellos, estaba seguro de que no le iba a temblar el pulso para hacerlo.
La noche en que se haría la invocación, en la que finalmente, ganaría aquel favor que le habían prometido desde que ingreso, aquellos ojos color café de la última de las mujeres que capturó, lo miraron con gesto de súplica. A pesar de la capucha que le impedía mostrar su rostro, él podía ver a la perfección lo que estaba sucediendo. Ella estaba damnificada por su culpa y eso que él no sentía culpa. Se decía a sí mismo que era como una rata de laboratorio: debía sacrificarse por él.
Debía no pensar en ella.
El ritual comenzó. Los cánticos repercutían en la habitación. El líder, que usaba una vestimenta diferente a ellos para ser distinguido con más facilidad, caminaba a paso lento de manera circular, sin perder de vista a los
sacrificios ni dejar de recitar el cántico coral.
Daniel, se puso nervioso cuando se paró a su lado, tomó su mano y le entregó una daga de plata con incrustaciones de zafiros: aquellas piedras canalizarían la energía para hacer efectiva la invocación. Ahora, él debía cumplir con el resto de su trabajo: matar a los sacrificios, untarse con su sangre y concluir con el ritual.
Tragó saliva y aceptó la orden silenciosa que le dio. No fue difícil rebanarle el cuello a los cuatro, en realidad, fue casi como cortar un trozo de carne. Pero al verse de nuevo en aquellos ojos, dudó.
Se quedó quieto, sin hacer absolutamente nada, con las manos manchadas de sangre y el pulso tan acelerado que podría sentirse morir. Pero él no era el sacrificio, era ella.
Pronto, una voz lo sacó de su parálisis y lo hizo tomar una decisión. Si no era ella, sería él. Y si Daniel tenía que elegir, sería ella. Cerró los ojos y cercenó su garganta.
Arrojó la daga al suelo y tomó un poco de la sangre de cada una de las víctimas, quitándose la túnica y cubriendo su cuerpo con ella haciendo figuras en su cuerpo, todo su pecho, cara y brazos. Luego, en su espalda, uno de los miembros se encargó de terminar con el ritual.
Las llamas de color violeta comenzaron a brotar de la sangre y ya sólo quedó Daniel en medio de ellos. El fuego fue consumiéndolo, subiendo desde los dedos de sus pies y quemando cada poro suyo, haciéndolo gritar del dolor. No tardó nada en ser sólo una masa de fuego oscuro, cayendo al suelo luego de unos minutos, sin emitir sonido alguno.
Tardó casi veinte minutos en reaccionar, pero ya no era Daniel. Ahora, sólo era recipiente de algo mucho mayor.
Sus ojos destellaron en un tono violeta, al igual que el fuego y sonrió con malicia observando su nuevo cuerpo. El culto había cumplido con su parte, iba a tener éxito, aunque jamás le dijeron cómo. Ahora, con el demonio usando su cuerpo, ya no existía forma de que se arrepintiera: Baal acaba de revivir.
Recibió una reverencia de todos los miembros e hizo un gesto con la mano, haciendo un puño con ella, cada uno de los miembros reventó, como cuando revienta un globo, cubriéndose con los restos de entrañas y sangre de ellos. Se
limpió con la mano y salió de aquel agujero.
Ninguno supo que habían liberado un mal que posiblemente, nadie fuera capaz de controlar. Y bajo la figura de Daniel, nadie sospecharía que Baal no era una leyenda ni un cuento, sino, que se había vuelto una realidad.

 

Capítulo
Índice
Capitulo

 

¡Un abrazo!

¿Te gustó la entrada?

Haz clic en los corazones ¡y vota!

Votos / 5. Votos:

16 Comments

  1. Campirela_ 22 febrero, 2019 at 9:21 am

    Uff que relato más fuerte , pero que imaginación desde luego espero que no haya organizaciones o sectas como la que nos has contado , aunque en este mundo todo es posible por el poder ..Aunque mira donde lleva a volver a las personas egoístas y malvadas.
    Un buen texto donde la maldad la dejas bien presente en el cuerpo que ha ocupado de Daniel.
    Un fuerte abrazo espero que todo te vaya bien y sigas contando tus buenas historias . muakkk.

    Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:12 am

      Bueno, de que existen esas sectas, existen, ahora que hayan invocado a alguien, es otro tema (????)
      Me gusta ese resumen final <3 gracias por pasarte
      ¡Un abrazo!

      Reply
  2. El Demiurgo de Hurlingham 22 febrero, 2019 at 1:20 pm

    El personaje iba a tener una terrible recompensa o iba a terminar mal. Y en realidad, pasó lo segundo, terminó mal. Aunque parezca que sigue siendo él, ya no está, fue ocupado su cuerpo por un demonio. Lo que es siniestro, el culto se salió con la suya. Pero Daniel se lo merecía, por realizar ese sacrificio. Y sobre todo por no ablandarse, no retractarse por la mirada suplicante de esa mujer, con esos ojos marrones.
    Que bien contado. Besos.

    Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:13 am

      Me gusta que recibiera su castigo aunque su promesa fue cumplida, que su cuerpo está intacto, sólo que su conciencia pasó a la historia.
      ¡Besos!

      Reply
  3. yessykan 22 febrero, 2019 at 8:07 pm

    Qué arrollador y oscuro relato.
    Bueno, Daniel cerró con broche de oro, cercenando los cuellos de sus víctimas. Logrando ganarse así el respeto de la elite del culto, y además, sacar del averno al propio Baal para revivirlo con su propio cuerpo. !Aterrador, me encanto! Muy bien logrado tu reto de noviembre.
    Un abrazo, y feliz fin de semana.

    Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:14 am

      Baal sí es de temer, más cuando su primer acto apenas volver a la tierra es matar a todos los que lo trajeron ¿Quién va a creer que él está en el mundo?
      ¡Un abrazo!

      Reply
  4. J.P. Alexander 23 febrero, 2019 at 1:47 am

    Buen relato de terror con un buen final. Te mando un beso

    Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:15 am

      ¡Gracias! ¡Un besito! <3

      Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:15 am

      ¡Gracias! pronto va a estar subido éste <3
      ¡Besos!

      Reply
  5. Dafne Sinedie 23 febrero, 2019 at 1:38 pm

    Guao, por un momento pensé que no la mataría, pero al final llevó a cabo todo el demoniaco ritual *__* Me encantó. No pude evitar acordarme de la última temporada de AHS: Apocalypse. ¿La has visto?
    Me alegro de leerte, Roxy.
    ¡Besos!

    Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:26 am

      Oh, no, no la he visto ¡ni la conocía! Ahorita mismo tengo que buscarla.
      ¡Gracias!
      ¡Un abrazo!

      Reply
  6. Giancarlo Sesarego 23 febrero, 2019 at 2:52 pm

    Me encanto el relato, estuvo muy bueno. Suspiste trasladarme a la escena tal cual.
    ¡Un abrazo!

    Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:26 am

      Gracias, qué bien que lo hayas disfrutado <3
      ¡Un abrazo!

      Reply
  7. Sung 25 febrero, 2019 at 9:43 pm

    ¡Hola!

    Pensé que tomaría a la chica y escaparían, que ilusa al pensar eso :'v. El relato es genial, que bueno que Daniel al final no sacrificó a la chica pero lastimosamente fue su cuerpo el poseído. Si que me encantó que Baal hiciera reventar a los miembros del culto sin más

    Saludos~

    Reply
    1. Roxanabr 7 marzo, 2019 at 4:27 am

      En un principio, quería hacer eso, pero esta idea me sonó mucho mejor xD ese detalle final, me encanta 😉
      ¡Un abrazo!

      Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *